23 noviembre, 2009
,

Se incendió Clarín

De los mismos creadores de “Euforia popular por la recuperación de las Malvinas” y “Las Fuerzas Armadas ejercen el gobierno”, llega a la cartelera una ficción inédita que sorprenderá, incluso, al propio protagonista: “Murió Sandro”. No es truco. Y por fin perdió Crónica TV. Que no vaya a poner ahora “primicia”, porque esta primicia sí que no la tuvo. Esta vez, como otras tantas, la tapa de Clarín no es un chiste de mal gusto; sólo lo parece. Haciendo click en la imagen vertical, similar a una tapa del suplemento espectáculos de Clarín, cualquiera podrá advertir que se trata, efectivamente, del suplemento espectáculos de Clarín. Filtrado en la web, por alguna desinteligencia, o por alguna genialidad, apareció insólitamente el homenaje despedida del Gran Diario Argentino a Roberto Sánchez. Rápido, muy rápido; velocidad periodística que no podía aguardar la lentitud de los inoperantes galenos que se disponían a transplantar los pulmones y el corazón del Gitano. “El Fuego inolvidable” se tituló el especial, bajo un paréntesis que asevera: (1945-2009). Y está bien, ¿no? Al fin y al cabo, si el suplemento del equipo campeón se cierra antes de la coronación, para no hacer esperar al bolsillo del hincha desaforado, ¿cuánto más delicado puede ser el resultado de un transplante o la muerte de un ser humano? No seamos extremistas, Che. Porque si para poder considerar ‘muerto’ a un tipo, ahora resulta que debemos esperar silenciosamente toooda la agonía, hasta que realmente deje de respirar, después también dirán que deberíamos haber esperado a ocupar las Islas Malvinas para anunciar su recuperación. Y así, todo sería un embole.

No es photoshop: hacé click para ver el suplemento con el que Clarín despidió a Sandro.

Distintas versiones aseguran que la resolución de publicar la muerte de Sandro no fue producto de un acto fallido, sino de un minucioso análisis desarrollado en las entrañas del multimedio. A partir de un testigo anónimo hemos podido acceder a la declaración que habría definido el debate, entre miembros del más alto rango jerárquico: “Man, si imprimimos los homenajes una vez que los tipos mueren, nos perdemos de vender el ejemplar que compraría el finado. En cambio, adelantando el asunto, hacemos la diferencia y se puede chapear con el derecho a réplica que le ofrecemos al muerto”. Otros, menos sarcásticos, aseveran que en realidad “la amenaza al negoción del papel prensa hizo temblar al monopolio y, por si acaso, se decidió adelantar todo lo que sería muertes”. Incluso, algunos ciudadanos comprometidos con la realidad desde la plataforma combativa de “TN y la gente”, reaccionaron ante las difamaciones por la iniciativa mediático-funeraria: “Si bien miramos Todo Necrológico, no vamos a aceptar de ningún modo que señalen a Confesore como autor intelectual del suplemento alegando que ‘seguro fue él, porque nunca pega una’”. Para mayor desconcierto, una fuente advirtió sobre la reacción inmediata suscitada en la dirección de la revista VIVA, que ahora evalúa su relanzamiento con un operativo de marketing que la anunciaría como MUERTA. Pero la verdad la tienen ellos, los incondicionales de siempre, críticos de Clarín y lo que Clarín les diga. Ellos, observadores, reflexivos, progresistas, aseveraron que “Clarín no miente: si dice que Sandro murió, Sandro murió. Y si Sandro dice que no, hay que matarlo por mentiroso”.

No es photoshop: hacé click para ver el suplemento con el que Clarín despidió a Sandro.Quizá mañana, nos sorprenda una espontánea voluntad autocrítica que hasta ahora no hemos visto, ni siquiera en la sensatez de publicar la indispensable Fe de Erratas. No estarían mal unas disculpas, unas cuántas, o al menos unas disculpas digitales, una Fe de e-ratas. Pero evidentemente están preparando todo para un perdón histórico y, seguramente, la próxima tapa de Clarín dirá: “La inseguridad no cesa: ahora matan los periodistas”. O tal vez, “A Sandro lo mató Clarín, sin que se meta a ninguna villa”. Otra vez, nobleza obliga: habrá que aclarar que sí, no es la primera oportunidad en la que se escribe un texto necrológico antes de lo lógico. Porque, aparentemente, creen quienes venden que no importa lo que sienten quienes escriben y, mucho menos importa, qué sienten los familiares del ‘eje temático’. Simplemente, se escribe como si hubiera muerto, porque total sentir, no se siente nada. Y si no siente nada el que escribe, qué importa lo que siente el que no escribe. Extracto de una nota de Clarín sobre la muerte de Sandro.Bien pudo imaginarse Clarín el sufrimiento de Marta, una fanática que supuestamente dio su vida por Sandro, “hasta ayer”. La ventaja de salir a los kioscos ya, mañana, con la sangre fresca, con la lágrima redondita, con el cadáver fresquito, es la venta, y cuando la venta es la que vende, no importa que venda un cuerpo, siempre que vende los ojos. ¿Se podría esperar un día más, o dos días más, o una semana más, para publicar un homenaje a un muerto? No, mejor no; ¿a quién se le ocurre detener el vértigo de la desinformación para que un lector, además de leer, piense? Ya, ya, todo ya, todo ahora, todo ayer. Este suplemento atolondrado, desesperado, se escribió para vender la vida de Sandro cuando ya hubiera acabado. ¿Cuál era el apuro? ¿Cuál era la locura? Alta noticia tendrán si un día regresa algún difunto, pero por lo pronto, no hay demasiados indicios para temer que un muerto vaya a levantarse de ahí, donde siempre quedará disponible para la profanación mediática.

Habrá periodistas, sólo periodistas, entre tantos de los que somos responsables de este periodismo, de esta sociedad, ofreciendo una explicación que naturalice la realización anticipada, en pos de los tiempos, de sus tiempos, de qué tiempos. La idea no era que se filtrara, no. Pues bien: se filtró. Y tal vez sea una buena señal para empezar a pensar que no todo es lo mismo, que no todo va rápido, que no todo se vende. No es lo mismo una declaración explosiva que una camioneta explosiva. Ni un auto que un ser humano. Ni un campeonato que una muerte. No es lo mismo. Y ahora, que leerá su propia necrológica, qué lindo sería que Sandro nos permitiera entender a Maradona. Que el periodismo comprendiera que no hay musiquita para Cromañón. Que no hay clip para las inundaciones. Que no todo entra en una nota. Que la pesadez de la realidad no se lleva bien con la liviandad del mercado. Qué lindo sería, Sandro, verte mañana, en esta verdadera tapa de Fuego Inolvidable:

Sandro sugiere que Clarín le practique la fellatio.

Relacionadas

Santiago del Estero
18 agosto, 2022

A FRANCO SUELDO LO DEJARON MORIR

25 AÑOS
17 agosto, 2022

UN ARBOLITO LLENO DE OXÍGENO

Humedales
17 agosto, 2022

¡LEY DE HUMEDALES, YA!

13 comentarios sobre «Se incendió Clarín»

  1. LA PRENSA DEBE ESTAR SEGURA DE LO QUE PUBLICA COMO DECIR QUE ALGUIEN QUE NO ESTA MUERTA LO ESTA POR FAVOR MAS SENSATEZ MAS REPONSABILIDAD ES DE MAL GUSTO ESCRIBIR ESTAS COSAS PORQUE TODOS MERECEMOS RESPETO TANTO AL ARTISTA TANTO A LOS LECTORES EN GENERAL SI DIOS DESEA QUE ESTE VIVO QUE ASI SEA BENDICIONES A SANDRO LO AMOS MUCHO…………..

  2. No sé si es cierto que «los únicos damnificados con esto son Sandro y los suyos», pero seguro que es mucho mejor que la reacción sea la de un «canchero irónico» que no puede no hacernos pensar cómo funciona el periodismo y el negocio de la información, y no la entendible reacción de Sandro y los suyos que tranquilamente, o no tanto, más bien indignados, podrían haber querido incendiar Clarín, pero en serio.

  3. los mismos que bajan línea desde arriba del cómo y qué escribir en una nota periodistica, acorde a las leyes del mercado y de la noticia inmediata, intacta, «todavía viva» para mantener alerta a la gente, son los mismos que hoy están denunciando en la SIP (integrada por los principales grupos económicos de América, en Argentina, entre otros, están Bartolomé Mitre y el grupo clarín) la preocupación por la falta de libertad de expresión en Argentina, cuando los Reporteros Sin Fronteras afirman lo contrario. No seamos ingenuos, el sistema mundial opera con una lógica en la que los medios de comunicación masiva son una herramienta que controlan los grupos/personas/empresas/ con interes económicos, para mantener a la gente «informada» desinformando, no dando tiempo a pensar en las causas ni en los por qué, despojándonos de todo razonamiento crítico hacia la realidad para mantenernos preocupados por comprar el nuevo celular o la nueva mini super computadorita que te lavará el culo sucio de tanto cagarte en la gente. No es LA verdad, tan solo una opinion…

  4. Lo único que sé ahora, después de haberme pegado el susto de mi vida, es que algunos deseos imposibles se cumplen. Y otros también.

  5. Ahora ya saben: cuando tengan que ser combativos, pero con inteligencia, le mandan un mail a vieja escriba y otro a Santo Biasatti para ver a dónde habria que poner el dedo.

  6. Qué grande viaja escriba: «Porque se trabaja así, adelantando el material, y no hay nada de malo en eso». Seguro que ya tiene escritas las cartas para cuando mueran sus familiares.

  7. el ultimo parrafo habla de periodistas, solo periodistas, que naturalizarian esta mierda necrologica de clarín y esta velocidad a contramano de todo el puto periodismo. el primer comentario da cuenta de eso. penoso

  8. «MURIO FIDEL»… Sí, el mismísimo. El cubano. Al menos para Clarín ya hace tiempo que la gente lo venera llevándole flores al cementerio.
    Era un día más en la redacción de Clarín. Yo cumplía mi pasantía entre 2007 y 2008, en ese lapso parecía que a Fidel Castro no le quedaba mucha cuerda por su grave estado de salud, aunque el tiempo demostró lo contrario… En ese contexto, uno de los encargados del séctor de fotografía se paseaba por la Sección Deportes con una impresión de la que algún día será tapa del Gran Diario Argentino: entre penumbras se veía el rostro del líder cubano con el título «MURIO FIDEL (1926-2008)».
    Lo primero que hice luego de ver la tapa fue atinar a agarrar una computadora y chequear la información. Pero por supuesto, no había nada que se acercara ni siquiera a la extremaunción…
    Me imagino que como grandes «sicarios», Clarín debe tener decenas de cadáveres en sus archivos esperando plasmarse en papel.
    Algo huele mal…

  9. yo fui pasante en el 2007 cuando clarin tambien decidio que fidel castro se habia muerto. no saben lo triste que nos puso el papelon a los nuevos….

  10. che vieja escriba tiene razon. hagamos una marcha en defensa de clarin porque seguro que la tapa de videla tambien la hizo un pasante!!!

  11. Viaja escriba: no sorprende que tu comentario no este firmado, porque a cualquiera le daria verguenza escribirlo. Salis al cruce en defensa de «el nuevo», cuando no hay ninguna duda de que si es «nuevo» sera «pasante» y si es «pasante» clarin se limpiara el culo con el, como sandro con el suplemento, ahora con esta excusa o mañana con cualquier otra, como lo hacen con absolutamente todos los pasantes. El problema es que vos seguramente no seras «nuevo», ni «pasante», y te dara por el quinto forro de las pelotas tener que defender la miserable y vergonzosa camiseta que defendes. Es una pena. Sobre la necrologica, no hay mucho mas para agregar: enorme papelon de clarin y enorme papelon tuyo, sin duda uno de los incondicionales de siempre!!!

  12. Muy bien escrito todo…
    Ahora bien, escribir necrológicas de personas vivas es una de las primeras tareas que se le encargan «al nuevo» de la redacción. Hay innumerables anécdotas sobre el tema, algunas divertidas y otras tremendas.
    Porque se trabaja así, adelantando el material, y no hay nada de malo en eso.
    En este casopodemos pensar que «se les filtró». Una cagada, claro. Una irresponsabilidad. O quizás una picardía de alguien «de adentro» que tuvo la posibilidad de hacer circular el material… y lo hizo.
    Clarín que se joda. Aquí los damnificados son Sandro y los suyos. Y los responsables de la replicación del suplemento ya no son Clarín, sino tanto canchero que anda por aquí reaccionando rápido, difundiendo rápido, sin detenerse a pensar por un momento a quién va a perjudicar en su rápida, ingeniosa, irónica e «independiente» acción.
    Clarín celebra, se los juro. Para poner el dedo, hay que saber dónde.

Los comentarios están cerrados.