10 julio, 2013
,

Padre Mujica

¡Padre Mujica!Sin entrevista pautada, ni cita acordada, ni nada de lo que el protocolo indica, ¡caímos en la casa del Pepe Mujica! Porque leal a su historia, a su memoria y al futuro de la conciencia universal, el presidente villero se caga en la burocracia y en todo bien material. Vive normalmente, junto a su esposa y su mascota, con tiempo suficiente para tomar mate o para darnos una nota, con esa sensibilidad prodigiosa que le permite subirse a La Poderosa, en una campaña que desatará la revolución anfibia: «Te pido un mar, un mar para Bolivia». Parando la pelota en un planeta que gira a mil, le atribuye a la clase media las revueltas en Brasil, sin negar la desigualdad de esa sociedad, atravesada durante años por un manoseo inmundo:  «Es uno de los países más injustos de la tierra, en el continente más injusto del mundo». Desde la ideología y la gestión, le pone ladrillos a nuestros sueños de urbanización: «Si podés brindarle una casa humilde a una madre abandonada, no podés cobrársela, porque no tiene nada». Como quien sabe desandar esa senda de reconstrucción humanista, brega por el respeto a las luchas indigenistas, dado que «todavía nos falta ser menos gringos, menos europeos y menos racistas». Así, dejando en off side a los obsecuentes, asegura que «la democracia no es para ser iguales, sino diferentes». Pura coherencia, pura dignidad, «pues para ser idénticos, no precisamos la libertad». Siempre poniendo el cuerpo, sin esconder el corazón, resistió con los Tupamaros, como batalló por la legalización, aunque le tensionaran la soga, «porque el narcotráfico es mucho peor que la droga». Y tras el acercamiento de Uruguay a la Alianza del Pacífico, nos transmitió tranquilidad para la Argentina, «porque la decisión es ocupar todos los espacios donde se discuta la integración de América Latina», desmintiendo las especulaciones que avisoraban a nuestros países divididos: «Entramos ahí, para darle batalla a los Estados Unidos». Con acuerdos y diferencias, bancamos a José porque es una masa: «Cuando era joven quería cambiar al mundo y, ahora, la vereda de mi casa». No debe haber precedente de un acceso tan directo a un presidente, porque un domingo a la noche nos atrevimos a embarcar y el martes a la mañana estábamos desayunando en su hogar. Que no es una mansión, ni tampoco un sucucho: «¿Pobre? Pobres son los que necesitan mucho».

Dos vecinos...

SUMARIO A LA GORRA *

2 – Conmemorando el cumpleaños de Maxi, porque está vivo con su amigo y porque nunca se borran cuando todos se van, pintamos un homenaje a Kosteki y Santillán.

3 – Latiroide’, el editorial más desordenado que hay, desde Venezuela hasta Uruguay.

4/5 – Con una pluma peruana, que también es argentina y latinoamericana, reconstruimos la Historia Viva de un pueblo a contramano del rumbo cipayo: ¡Resiste, Chiclayo!

El Pelado y Las Mano de Filippi; grosos poderosos.

6/12 – Como su nombre lo indica, en él conviven el Padre Pepe y el Padre Mugica, pero su única religión se practica en el templo de la inclusión: contra el capitalismo y su peste, el presidente villero de la Celeste.

13 – Alta Barcelona, la tapa popular de la revista más delirante, se para de manos contra la industria del vigilante.

14/15 – De todas las maravillas que dijo el Che, hay una que queríamos colgar de la pared: porque para ser buenas personas no alcanza con tratarse de “usted”.

16/17 – Detrás de la televisión, el puterío del fútbol y la verdadera pasión, Matías Almeyda mandó al descenso a la depresión.

18/19 – Hoja de ruta, el noticiero poderoso de la comunicación barrial, cada vez más federal.

20/21 – Gracias a esa militancia que trasciende a la canción, Las Manos de Filippi pueden sujetar a Fontanet y a los qom.

22/24 – Tras haber luchado contra las drogas, resistiendo al encierro y pagando muy caro un centro de rehabilitación, Celeste Cid grita con nosotros, para que alguien se haga cargo de la contención.

25 – Desde adentro de los penales, las vacaciones de infierno lucen como días normales, pero las cartas de los presos hablan de frío y calvarios emocionales.

26 – Un Contraataque Publicitario al periodismo Muy mercenario, se hace necesario y saludable, porque la libertad de prensa no tiene nada que ver con ese pasquín miserable.

27 – Oros Pocos de la cultura villera, para que no nos mienta un salame cualquiera, desde la astrología politiquera.

Nuestra inseguridad se llama "Paco".

* Hartos de los abusos que denunciamos mes a mes, avalados por el Código de Faltas cordobés, decidimos ponernos pillos, para contar la realidad de Yapeyú en cada uno de los cintillos, puesto que hay toda una provincia denunciando a esa Policía pedorra, que pronto nos sacará fotos en la Marcha de la Gorra. Porque repudiamos esa lógica criminal que sostiene De la Sota, con su demencia senil, condenamos también la represión en Brasil. Y en la numeración de las páginas que editamos desde Venezuela, festejamos los 50 años de Rayuela, porque Cortázar tampoco financiaría un Mundial con la sangre de una favela.

¡Hacé clic acá para llevarte esta Garganta!¡Hacé clic acá para que La Garganta te llegue todos los meses a tu casa!

Relacionadas

Educacion
28 septiembre, 2022

ESTUDIANTES EN LUCHA PORQUE LARRETA NO ESCUCHA

35° ENCUENTRO
26 septiembre, 2022

AYUDANOS A LLEGAR A SAN LUIS

Economía
26 septiembre, 2022

SALTA, LA DESABASTECIDA