11 mayo, 2014
,

A 40 años: «Meditación en la Carpa Villera»

Nuestro Padre.Padre, perdónanos por habernos acostumbrado a ver que los funcionarios que parecen tener una cara, tengan dos;

Padre, perdónanos por habernos acostumbrado a dormir en el obelisco; nosotros pudimos venir, ellos no;

Padre, perdónanos por haber aprendido a disfrutar el olor de las sopas hervidas, con las que logramos dormir y ellos no;

Padre, perdónanos por encender el generador y olvidarnos de que ellos igual no nos ven;

Padre, nosotros podemos hacer huelga de hambre y ellos no, porque son los que hacen hambre con su huelga;

Padre, perdónanos por decirles “no sólo de bicisendas vive el hombre”, y luchar con todo para que se rescaten;

Padre, queremos que nos valoren por nosotros y no por ellos. Ayunos no.

Padre, soñamos no morir por ellos: apostamos a vivir con ellos.

Padre, sabemos que estarás con nosotros a la hora de la urbanización. Ayúdennos.

Tus hijos.


Relacionadas

FRÍO
23 mayo, 2022

LA PATRIA NO ESTÁ EN LA CALLE

Urbanización
19 mayo, 2022

LA SIMULACIÓN NO PARA

Ramona Medina
17 mayo, 2022

LA ESPERA QUE NO ESPERA