24 noviembre, 2015
,

Villa Legislatura

Villa Legislatura.
Y ahora, apagada la licuadora comunicacional del proceso electoral, ojalá puedan bajar el volumen de las crónicas amarillas, para escuchar un ratito a la memoria: el presupuesto 2015 de las villas fue el más bajo de la historia. Postergado como siempre, debió volver a discutirse el último 30 de septiembre, pero lo dejaron para otro momento con total naturalidad, como si no fuéramos el 10% de la Ciudad y como si no hubiera 300 mil villeros, durmiendo a espaldas de los noticieros. Lejos de propiciar ningún apriete, hoy salimos a gritar que apenas destinan el 0,7 para mejorar nuestra realidad, con la misma impunidad que aparecen sonriendo en televisión, mientras siguen incumpliendo todas las leyes de urbanización. Pues no habrá globitos que callen nuestros gritos, ni bicisendas que reemplacen nuestras viviendas, para paliar la evidente crisis habitacional de nuestros barrios, que se choca de frente con el circo colosal de sus negocios inmobiliarios. Más unidos y convencidos que nunca, en este mismo momento, reciclamos la calentura: levantamos un campamento, en la cara de la Legislatura.

Relacionadas

Espacios Verdes
15 septiembre, 2022

LA SIMULACIÓN NO PARA: EL CEMENTO TAMPOCO

Kevin
7 septiembre, 2022

TE EXTRAÑO TODOS LOS DÍAS, KEVIN

Kevin
7 septiembre, 2022

¡KEVIN, PRESENTE!