19 julio, 2016
,

Floresta resiste el desalojo de su Corralón

Por Nelson Santacruz, redactor de la asamblea poderosa de la Villa 21-24.

 

Clases de circo, ballet, sicuri y gráfica, junto con la efervescencia de las murgas, el aporte de las huertas orgánicas y el equipo de tareas arqueológicas urbanas, transformaron un basural ubicado en Avenida Gaona 4600 en el polo cultural El Corralón de Floresta.

 

El material más importante de este corralón fue y sigue siendo la voluntad comunitaria.

 

Sin embargo, tras 11 años de trabajo, este espacio se ve amenazado por la Secretaría de Descentralización del Gobierno de la Ciudad, a cargo de Sergio Gabriel Constantino, quien ordenó que desalojaran a los talleres. La respuesta de los vecinos no se hizo esperar y organizaron un festival que reunió el miércoles pasado a veinte grupos culturales que gritaron: «¡No al desalojo!».

 

Los talleristas que dan clase en El Corralón de Floresta no cuentan con papeles que avalen su intervención pero sí con la compañía de la asamblea vecinal, que da fe de los 11 años de sudor derramados por el duro trabajo con el que construyeron una mejora comunal.

 

En 2001, los vecinos de la zona comenzaron a hacer asambleas en este predio, que ocupa toda una manzana. Tras haberse usado durante mucho tiempo como tiradero de basura, la propuesta de aquella ronda popular fue que se construyera una plaza. Al no recibir respuestas gubernamentales, a partir de 2005 empezaron a transformarlo en un espacio cultural que hoy ofrece talleres de distintas disciplinas durante toda la semana, de 8 a 22, con una convocatoria de 100 alumnos por día.

 

Luego de 15 años del primer pedido de parquización, el Gobierno de la Ciudad decidió actuar, pero no tomó en cuenta todo lo que habían construido los vecinos desde 2001. La Comuna 10, presidida por Daniel D’ippolito, puso manos a la obra en febrero de este año: mandó a soldar una de las salidas del galpón e instaló un patrullero para la “seguridad” de la gente.

Más esperanzadora, la Secretaría presentó un proyecto de manera provisoria  y se comprometió a crear una mesa de trabajo para modificar el proyecto de parquizado de acuerdo a las necesidades de los grupos culturales. Pero todo quedaría en promesas. “No solamente no cumplieron, sino que desvalorizaron el trabajo de los compañeros reunión tras reunión, al ignorar nuestras peticiones y boludearnos, mandándonos de oficina en oficina”, se lamentó Maribel Rocca, una de las talleristas. Además, contó que la respuesta de Constantino fue un contundente: “Ustedes no existen, están ahí ilegalmente». Y como “no existen”, el funcionario envió una notificación dirigida al presidente de la Comuna para que concretara el desalojo.

 

Desde la Poderosa, acompañamos la resistencia cultural, clamamos por la preservación de las actividades y exigimos que el desarrollo del plan de parquizado contemple la importante participación de los grupos artísticos en la mesa de trabajo prometida. Las villas nos abrazamos con El Corralón y con los compañeros luchadores.

Relacionadas

MEGAFLEX
2 diciembre, 2022

¡LOS TRABAJADORES NO NOS VAMOS NADA!

Fuerzas de Seguridad
29 noviembre, 2022

LA POLICÍA Y SU COSTUMBRE DE DISPARAR

GATILLO FÁCIL
17 noviembre, 2022

LOS MUNDIALES QUE LE ROBARON A LUCAS