22 agosto, 2016
,

Dos años sin «Chueco» y Vaca

Hoy se cumplen 2 años de los asesinatos de “Chueco” y Vaca, dos hermanos de la Villa 21-24, a manos de la Policía Federal. A plena luz del día, dos oficiales que circulaban de civil por la avenida Iriarte acusaron que unos sujetos quisieron robarles, cuando llevaban medicamentos al Hospital Churruca. Y ahí nomás, comenzaron a disparar. Ante el tumulto que iniciaron los tiros, Mario «el Chueco» Ruiz  y Gabriel Vaca fueron “abatidos”. Como si hiciera falta aclararlo, los vecinos del barrio y familiares saben que «Chueco» estaba alejado de la escena, ya que había salido de la casa cuando sintió que algo ocurría. Y Vaca tampoco había estado relacionado con el hecho. Además, ponen el acento en la saña con la que actuaron los efectivos.

 

Y aún si hacemos caso a la versión oficial, la verdad aflora: ante un supuesto robo, los policías de civil reaccionaron con disparos. Chueco fue herido y agonizando pidió ayuda. Y pidió también por su hermano, sin saber que ya había muerto en el pasillo de su casa, luego de que una bala le alcanzara la pierna y lo remataran de un tiro en la cabeza y, posteriormente, empezaran a pegarle patadas. Chueco, aún con vida, quedó tirado en el suelo por varias horas, sin que la policía reaccione. Recién cinco horas más tarde, lo llevaron al Hospital Penna, donde finalmente murió.

 

«Abatimiento», «Criminales», «Enfrentamiento»… eufemismos proferidos por los medios, que no alcanzan a ocultar la realidad más brutal: dos villeros fueron asesinados a sangre fría por la Policía Federal.

 

Es una pena saber que no te voy a ver de nuevo, tío, y sé que desde el cielo me estás escuchando. Quiero que sepas que haber crecido a tu lado fue una de las mejores cosas que me pasó en la vida; que con vos pasé gratos momentos que nunca se van a borrar de mi memoria. Siempre te tendré presente en mi vida.

 

Hubiese querido que este momento nunca llegara pero la vida es así: a pesar de que ya no estás con nosotros, debemos seguir sintiéndonos orgullosos. Mario dio su vida por aquello que creía era justo, ahora su cuerpo descansa el sueño eterno y su alma se encuentra en el paraíso, pero quedará su recuerdo en nuestro corazones por siempre.

 

Durante su paso por este mundo demostró ser un hombre al que solo le interesaba ser feliz con las personas que lo rodeaban, nos enseñó que las cosas más simples de la vida son las que nos hacen más felices y que debemos luchar hasta el último día de nuestras vidas para lograr lo que deseamos.

Hay personas que al dejar este mundo nos dejan valiosas enseñanzas, son esas personas que siempre actúan con humildad, que siempre comparten lo que tienen aun cuando es poco y que nos hablan con la verdad.

 

Así era él y por eso ahora está en el cielo…

 

Te extraño tanto, tío.

 

Liz González Fernández, sobrina de «Chueco» y Vaca.

 

 

 
Hoy ya hacen 2 años que partiste a un lugar mejor, pero no era el mejor momento. Te fuiste, Gabriel, y yo estoy sufriendo lo que un día sufrimos los dos. No te das una idea de lo que te extraño. Tengo dando vueltas banda de recuerdos que nunca voy a olvidar. Tantos momentos lindos y malos pasamos, y hoy ya no estás. ¿Tan injusta es la vida? ¿Por qué te fuiste, tío? ¿Por qué, decime por qué?

 

Extraño que me retes, que me saludes, que me hables y más que nada que me abraces y me preguntes: “¿Cómo estás, sobrina?”.

 

Gracias por todo lo que me enseñaste, a mí y a mis hermanas.

 

Nunca, nunca te vamos a olvidar. Siempre te vamos a llevar en el corazón.

 

Brisa Ailem Ruíz, sobrina de «Chueco» y Vaca.

Relacionadas

FEMICIDIO
29 enero, 2022

«VOS TAMBIÉN, MILI, SEGUÍS ACÁ»

Lluvias
29 noviembre, 2021

No se inunda más

ELECCIONES
15 noviembre, 2021

MI PRIMER VOTO