4 agosto, 2016
,

El Coloso de Villa Lugano

Por Nelson Santacruz, comunicador de la asamblea de la Villa 21-24. 

 

Caminábamos en dirección al barrio Piedrabuena de Villa Lugano después de bajarnos del 50 en Ciudad Oculta, mientras pensábamos qué aspecto tendría el Galpón Cultural Piedrabuenarte, cuál sería su historia y qué preguntas teníamos para quienes nos esperaban. Lo primero que avizoramos desde el playón casi oculto entre los inmensos monoblocks fue un brillante sol pintado en uno de los edificios que antes del 9 de Julio era tan gris como las nubes de aquel día. El Mural del Bicentenario, de unos diez pisos, tiñe de color al lugar con un paisaje de Tafi del Valle de Tucumán y una bandera con el Sol de Mayo, que ilumina la cuadra. “Nuestra identidad es el barrio y este mural lo pintamos entre diez personas en menos de una semana, laburando muchas horas por día, con y sin lluvia. Ya hicimos cuatro gigantes y tenemos 90 obras por todo el barrio”, contó “Pepi” Garachico, uno de los fundadores del espacio.

 

Con sus tinglados gastados y sus coloridas paredes, el Galpón se eleva majestuoso en medio de tanta desigualdad. La entrada nos recibió con la imagen de dos manos extendidas, cuyos dedos índices tratan de tocarse. Inspirada en “La creación de Adán”, de Miguel Ángel, la obra representa la creación del barrio y no solo del hombre, ya que desde este espacio salían el cemento y el hormigón para construir los edificios.

 

 

También fue en ese lugar olvidado de las escenografías del Teatro Colón donde los niños jugaban, años después, imaginando una selva en medio de los pastizales, los autos oxidados y los materiales artísticos. “Piedrabuenarte ha tenido tres etapas: primero fue la construcción, después un depósito de arte y ahora es el Galpón Cultural, una mezcla de las dos primeras, porque construye desde lo artístico”, explicó Luciano Garramuño, otro de los pioneros del lugar.

 

Ingresamos por fin dentro de la colosal estructura dueña de sueños y aprendizajes, en plena refacción luego de haber conseguido fondos y un plazo de 30 años para seguir trabajando; un gato negro y otro blanco, cuidadores nocturnos del lugar, nos acompañaron en la entrevista. En medio de las ventanas rotas, el aire polvoriento y una oficina chica nos sentamos con aquellos jóvenes que en 2001 cortaron el moño del Galpón con un show de rock. “Recuerdo que vine, le saqué un tornillo a una chapa y empecé con Pepi y los amigos a barrer, poner lamparitas, traer las donaciones de los vecinos y también algunas cosas que rescataba de la basura. Entre mate y mate reparamos el lugar”, agregó Luciano.

 

El ambiente frío se disipa en seguida cuando cuentan los proyectos que se llevarían a cabo tras las refacciones. Traerán de nuevo talleres de circo, pintura, radio, cine, teatro, y habrá huertas orgánicas, estanques con peces y árboles frutales. Además piensan captar energía solar y juntar agua de lluvia porque, como dice Pepi, “no hay mejor obra de arte que la naturaleza”.

 

Presentes en las buenas y en las malas, siempre fueron el nexo con los barrios cercanos. “Pasamos un mal momento cuando otra gente quiso tomar el predio y se enfrentó con los piedrabuenenses. Hubo piedrazos y tiros pero terminaron dejando en nuestras manos la decisión sobre el espacio y optamos por crear un polo educativo: hoy tenemos jardín, primaria y secundaria y, para que cierre el circulo, falta la escuela para chicos especiales y una posible extensión de la Universidad Nacional de las Artes”, indicó Luciano. 

 

Nadie puede negar la importancia de que se hayan constituido como ONG. Ni que la legislatura haya aprobado el espacio por 30 años más. Tampoco que lo declarara de interés cultural de Ciudad y Nación y que, en su momento, fuera reconocido como Punto de Cultura y Embajada de Paz. Sin embargo, lo cierto es que para los vecinos esos logros quedan un par de escalones por debajo del orgullo que les provocan los 10 años de laburo a pulmón para mejorar el barrio, transpirando la camiseta día tras día, con un poco de pintura, alambres, cemento y mucha voluntad.

Relacionadas

Fuerzas de Seguridad
29 noviembre, 2022

LA POLICÍA Y SU COSTUMBRE DE DISPARAR

GATILLO FÁCIL
17 noviembre, 2022

LOS MUNDIALES QUE LE ROBARON A LUCAS

SALUD
9 noviembre, 2022

SALUD EN RIESGO