21 agosto, 2016
,

¡Feliz Carnaval para toda la Argentina!

Ni los macanazos ni las balas pudieron parar los pasos de las murgas en Buenos Aires, Mar del Plata, San Juan, Mendoza, Córdoba, Rosario, Chaco y Capital Federal. El viernes por la tarde, al compás del viento, el arte en vida copó avenida Corrientes. Una caravana alentejuelada y convocada por Murguerxs por la Diversidad, Agrupación MURGAS, Movimiento Nacional de Murgas y el Frente Murguero se dirigió danzante entre paraguas, banderas, platillos y bombos al Obelisco para repudiar la represión de las Fuerzas de Inseguridad.

 

 

 

En la madrugada del sábado pasado, efectivos de la Comisaría 18 y el Comando Radioeléctrico de Albordón, en la provincia de San Juan, descendieron de siete patrulleros para reprimir a los compañeros murgueros por el “delito de cantar”.

 

 

Una de las víctimas de la violencia fue “La Colo” de la comparsa Espíritu Cascabelero de Lanús quién expresó: “Nos estábamos retirando del cumpleaños de Los Sedientos de Tulum hacia el camping a la una de la madrugada y cuando les estábamos cantando el feliz cumpleaños, cayó la policía. Revisaron todo, hasta los termos vacíos y nos empezaron a empujar. Quisieron agarrar a un compañero, nos quejamos porque no había ningún motivo para arrestarlo. En ese momento, desde los patrulleros comenzaron a tirar balas de goma para todos lados. Había una chica con un bebé, niños y en el medio una mujer embarazada. Un personal masculino arrastró a una compañera por el piso y la subió a la camioneta para llevársela. Es falso que hubiera una pelea entre las murgas”.

 

 

Tras detener sin pruebas, a la Policía no le quedó otra que soltar a los siete compañeros de Buenos Aires y tres sanjuaninos demorados. ¿Pensaron que se iban a quedar callados? ¡No! Las murgas tomaron sus propias armas: un sombrero con plumas y un tambor decorado para salir a las calles y resignificar su arte. Con las narices apuntando al cielo, se llenaron de aire y también de bronca el pecho, para soplar el silbato con fuerza junto a los centenares de bailarines inquietos, que por tres horas no pararon de sacudirse.

 

 

“Estamos acá por todos los murgueros, porque hay que darles herramientas para que sepan cuáles son sus derechos ante ciertos avasallamientos de la policía. Porque pertenezcamos a la cultura popular no nos pueden hacer lo que se les cante. Hay que parar la mano de la yuta, que por nuestra condición de murgueros o villeros, no nos discriminen y persigan” afirmó Gastón del  Frente Murguero.

 

 

En ese sentido, Beto de Murguerxs por la Diversidad agregó: “Somos un colectivo de LGTB y hoy estamos para defender a la cultura popular, a los artistas callejeros y a decir que a nosotros nos golpea el doble la violencia institucional”. Esa misma violencia institucional que siempre golpea a los mismos sin importar la provincia o la ciudad: “En San Juan, las chicas trans son reprimidas en su trabajo. Por eso, necesitamos una ley de inclusión laboral trans para que la misma sociedad las incluya porque también son personas. Estoy acá porque el carnaval es diversidad, es inclusión y no discrimina”.

 

 

La noche saludaba a las caras pintadas que aún no paraban de danzar, y en medio de carcajadas los fuegos artificiales parecían tocar la punta del Obelisco. Las comparsas con su música opacaron el tránsito gris del microcentro, y contagiaron de felicidad a los transeúntes que pasaban caminando. Todos bajo un mismo grito: ¡La Cultura popular no se reprime, se defiende!

 

 

“Vamos a marchar siempre en las calles, sin importar el gobierno que esté, porque esto lo vivimos hace muchos años y tratamos de ser el motor para combatir a los golpes que nos dan los ‘cuerpos de seguridad’. Estas prácticas anticonstitucionales hay que visibilizarlas y refutarlas, porque la murga es el arte callejero por excelencia y nadie nos lo va a sacar”, gritó Mariela del Movimiento Nacional de Murgas en medio de tanto ritmo.

 

 

Los de abajo no somos muerte. Somos vida, alegría y lucha. El paso de los murgueros no fue registrado por los grandes medios de comunicación, pero vibró bajo una misma melodía en toda la nación. Un mensaje claro de parte de la cultura popular, en un sobre de colores con sonrisas y un sello bien grande con la consigna de UNIDAD. Dentro del mismo, palabras muy sencillas para que entienda la yuta: “Respeto, Diversidad y Derechos Humanos. Más palillos y menos macanas. Viva el arte, que lo demás no importa nada”.

 

La firma se escribe con brillantina para desearle: ¡Feliz Carnaval a toda la Argentina! 

 

Relacionadas

Espacios Verdes
15 septiembre, 2022

LA SIMULACIÓN NO PARA: EL CEMENTO TAMPOCO

Kevin
7 septiembre, 2022

TE EXTRAÑO TODOS LOS DÍAS, KEVIN

Kevin
7 septiembre, 2022

¡KEVIN, PRESENTE!