1 marzo, 2017
,

¡AQUÍ NO SE CANSA NADIE!

 

 

El 17 de febrero, gracias al esfuerzo de todos los que participamos en la asamblea, nuestros poderositos tuvieron su campamento de verano. Esta vez nuestro destino fue una localidad vecina: Villa Cacique, Barker. El clima y el paisaje nos acompañaron en lo que fue una experiencia poderosamente divertida. 

 

 

Ni bien llegamos al lugar jugamos y nos adelantamos al carnaval, nos tiramos con agua y con harina. Fuimos a la pileta, pero a la hora se largó a llover. Igual nada nos paró, adentro del quincho donde nos quedábamos, seguimos inventando juegos y fortaleciendo los lazos de compañerismo que generamos a lo largo de todo el año en nuestros talleres de educación popular.

 

 

A la noche juntamos piñas para alimentar el fuego mientras cocinábamos hamburguesas y como sólo era una noche la aprovechamos al máximo, al punto de que nadie se quería dormir. No había cansancio que tirara abajo el entusiasmo de los peques, no eran muchos los kilómetros que hicimos, pero el trabajo colectivo y la organización que llevó por  parte de grandes y chicos hizo de este pequeño paseo una gran vivencia. Viajar, convivir y compartir es la forma más alegre de  generar en nuestros pibes el respeto y la solidaridad por el otro. Aunque para lograrlo tuvimos que amasar como locos y salir a vender panes rellenos hasta el cansancio.

 

 

Al otro día, por la mañana había un sol hermoso, ese día sí podíamos disfrutar la pile. Pero para aguantar la espera, hicimos la mejor búsqueda del tesoro en la naturaleza; corrimos, buscamos y nos reímos. Y como los que buscan siempre encuentran, nosotros los grandes, nos encontramos en las risas de los chicos y en las miradas llena de vida que te dicen, que vale la pena hacer lo que hacemos. 

 

 

Finalmente fuimos a nadar, con tanto calor y tantas ganas acumuladas no paramos de saltar y zambullirnos en el agua. A la tardecita cuando ya caía el sol y nos teníamos que ir, juntamos todas nuestras cosas y partimos para Tandil, felices y sonriendo, con energías renovadas para un nuevo año. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relacionadas

Urbanización
29 diciembre, 2021

EN VILLA CORDOBITA SEGUIMOS SIN AGUA

12 febrero, 2020

¡Loimar resiste!