1 marzo, 2017
,

¡NO QUEREMOS UNA CAROLINAS MÁS!

 

*Por Fanny y Lorena Saracho, mamá y hermana de Carolina.

 

 

Carolina era muy alegre, le encantaba la salsa y moverse al ritmo del compás de la música para iluminar sus días. Era muy familiera y cariñosa. Era mamá de dos niños: Teo de 5 años y María Pía de 1 año y 7 meses.

 

 

Carolina era una mujer con sueños y metas por cumplir, pero su vida fue arrebatada por Andrés Alejandro Cruz, quien fue su pareja en los últimos dos años y papá de Pía. ¿Por qué lo hizo? ¿Por qué nos arruinó la vida? ¿Por qué le arruinó la vida a su hija? A un mes de la tragedia, aún no lo podemos entender. Nunca recuperaremos la paz, es una herida que no se cerrará nunca.

 

 

Una semana anterior al hecho, Carolina nos contó que Andrés le pegó una trompada, durante una discusión, algo que ella no le perdonó. Pasaron los días y ella decidió irse a Buenos Aires, a nuestra casa, a la casa de su familia. Algo que no pudo lograr.

 

Tenía pasaje para viajar el sábado 21 de Enero; pero esa mañana todo cambió. Andrés  llegó pasadas las 6 de la mañana a su casa, discutieron, la roció con alcohol y la prendió fuego. La familia de Andrés vive en la misma casa, escucharon todo y no hicieron nada.

 

¿Por qué nadie la ayudó al primer grito de auxilio?

 

¿Por qué esperaron a que su cuerpo esté todo quemado?

 

Cuando la ambulancia llegó, los hermanos del asesino no dejaban pasar a los médicos, incluso rompieron los vidrios de un patrullero.

 

¿Por qué lo encubrían así? Todos ellos le quitaron la vida a mi hija.

 

 

Finalmente Carolina fue internada alrededor de las 9.30 de la mañana, en el hospital San Bernardo. Mi hermana estaba toda quemada desde la cabeza a los pies, estaba irreconocible, lo único que pude reconocerle fueron las uñas, porque siempre se las pintaba de negro.

 

Tres días de agonía, luchó lo que más pudo, pero el 80% de su cuerpo estaba quemado, y no resistió.

 

 

Fue intencional, no fue un accidente como él quiere excusar. Él la quería matar. Actualmente Cruz está detenido y en proceso por tres causas: homicidio calificado por la relación previa de pareja, ensañamiento y por violencia de género. Sólo queremos JUSTICIA para nuestra hija.

 

 

A un mes de lo sucedido, agradecemos profundamente a la Fundación Cintia Fernández, que lucha contra la violencia de género en Salta. Ana, la presidenta, nos apoyó desde el primer momento especialmente en la parte judicial, sus abogados consiguieron que María Pía se quede al cuidado nuestro, conseguimos la tenencia temporal, y ahora va a vivir con nosotros. La beba que aún no entiende nada y su hermano Teo son los pilares que tenemos para seguir adelante. Ahora tenemos que criarlos y queremos lo mejor para ellos.

 

 

 

Desde el Frente de Géneros de La Poderosa, nos indignan tantos casos, tanto silencio, y tanto discurso vacío de presupuesto por parte del Gobierno Nacional.

 

En lo que va de este año, ya son cinco los casos de Femicidio en nuestra provincia.

 

Andrea Neri, de 19 años, murió asesinada por su novio, Gabriel Herrera en la celda del pabellón «E» del penal de Villa Las Rosas. Andrea fue a visitarlo con su bebe en brazos, de apenas dos meses; cuando el femicida la atacó y terminó con su vida.

 

Elida Santillán, de 35 años, fue ultrajada hasta la muerte por Víctor Arias de 46 años, su pareja, en plena vía pública de la ciudad de Tartagal.

 

Jimena Salas, de 44 años, fue encontrada in vida en su casa con 40 puñaladas, y sus hijas mellizas encerradas en una de las habitaciones. Su marido, Nicolás Cajal de 43 años, es el principal sospechoso.

 

Benita Sánchez, de 26 años, fue asesinada por Leonardo Sánchez de 30 años, en presencia de su hermana, a quien también hirió gravemente, en la localidad de Orán al norte de la provincia.

 

 

Por todas ellas, y todas nosotras, hoy más que nunca, gritamos desde nuestras villas, ¡NI UNA MENOS, VIVAS NOS QUEREMOS!

 

 

Relacionadas

Géneros
17 octubre, 2021

NUESTRO FEMINISMO ES VILLERO

Feminismo Villero
16 octubre, 2021

EL GRITO DE LAS VILLERAS

Lucía Pérez
8 octubre, 2021

LOS OJOS DE LUCÍA