21 marzo, 2017
,

Un corso inquieto y poderoso

*Letras: Erika Zaccaro, comunicadora de Barrio Yapeyú.

*Fotos: Julio Pereyra, fotógrafo de Barrio Yapeyú.

 

Después de tanto esfuerzo, después de mucho trabajo para poder autogestionarnos, después de largas jornadas de limpieza para dejar nuestra placita reluciente y después de tantas esperanzas colectivas, el barrio se llenó de banderines de colores y, sobre todo, de vecinos. Y así, comenzó el carnaval.

 

 

No fue un trabajo fácil pero podemos asegurar que valió la pena, y lo volveríamos a hacer todas las veces que haga falta, para poder disfrutar de las bellas sonrisas que brotaban durante toda la tarde.

 

Eran ellos: nuestra murga, “Los Inquietos Poderosos del Yape”, los que gritaban y saltaban, los que ya cansados de callar decidieron sacar toda su inquietud de adentro, cada pasito que daban era un gran paso de guerrero. Tantas sonrisas, tanto por aprender y crecer son los que nos hacen revivir y saber que, a pesar de tantas injusticias, tenemos motivos por los cuales seguir luchando.

 

 

Allí estaban todos: desde el más grande al más pequeño; todos disfrutando, corriendo, llenándose de nieve loca desde el pelo hasta la última puntita del dedo gordo del pie. Ellos eran felices y así tiene que ser siempre: son niños y  sólo tienen que disfrutar. Y si se pensaron que el carnaval era para los pibes, les contamos que no es así: los padres, abuelos y más, también volvieron por un día a ser niños.

 

 

Por otro lado, estaban las vecinas con sus puestitos de comida dulce y salada, hechas por sus propias manos, también había un ropero comunitario con precios populares. Cada una de ellas tuvo la posibilidad de llevarse un par de pesos a casa.

 

 

Hubo muchas murgas amigas invitadas, las cuales compartieron pasos, bailes y saltos. No había diferencia alguna: todos somos iguales.

 

 

Entre tantas murgas, no podía faltar nuestro cuarteto bancado con la banda “Cuarteto En La Piel” que estaba formada por un grupo de jóvenes de barrio Sol Naciente quienes le pusieron muchísima onda y cerraron el gran carnaval de barrio Yapeyú.

 

Y así fue como el esfuerzo de todos se convirtió en nuestro carnaval, una gran fiesta para todo el barrio para volvernos más inquietos y poderosos.

Relacionadas

Salud
26 enero, 2022

ACÁ NO SE RINDE NADIE

DDHH
10 diciembre, 2021

Día de los Derechos Humanos