28 abril, 2017
,

Periodicidio

Ahí, frente al morbo televisado y ese suspenso que tan bien saben vender, yace confirmado y descuartizado el cuerpo de otra mujer. Pero el hambre de obtener una primicia les acelera la sangre y esa noticia que dan como subsidio, para que no se les vaya a juntar con el próximo femicidio, que se debe estar ejecutando ahora mismo, mientras miles seguimos presenciando la autopsia del periodismo.

 

 

 

Relacionadas

Thelma Fardin
20 octubre, 2022

JUNTAS, NO NOS CALLAMOS MÁS