9 mayo, 2017
,

En San Luis tambien defendemos la educacion publica

Por Arturo Gómez, docente de la Licenciatura en Biología Molecular de la Universidad Nacional de San Luis, Secretario adjunto de ADU – CONADU Histórica y Secretario de DDHH de CTA Autónoma San Luis.

 

 

Quizá sea necesario, si de lucha se habla, remontarnos a aquel 2010 cuando denunciamos a las cúpulas nacionales de CTERA como entreguistas de los reclamos docentes provinciales. O los descuentos y traslados compulsivos que existían por parte del gobierno provincial. Tal vez quepa recordar la existencia de listas negras que armaba el gobierno de San Luis, para que los compañeros no se pudieran presentar a rendir concursos.

 

No es la intención convertir esto en una línea de tiempo, pero si se permite la retrospección, camino un poco la historia hacia atrás. Cuando en 2004 tomamos la legislatura provincial protestando por la derogación del estatuto docente, recordando que también ahí nos respondieron con balas, gases y bastonazos.

 

Las necesidades no cambiaron. En San Luis se avanza siempre hacia la privatización. Han abierto escuelas digitales, escuelas chárters, escuelas auto gestionadas, escuelas generativas y escuelas descentralizadas. Esto vacía el sistema público e incrementa la precarización laboral y la precarización de la educación. Eso sí, de paritarias reales, ni hablemos.

 

 

Tampoco hay rastros de los fondos que deberían enviarse mes a mes para pagar el incentivo a los docentes pre universitarios (FONID). El acta paritaria del año pasado, tampoco se cumple. Este año desde el primer día de actividad docente realizamos medias de fuerza. Venimos con más de ocho semanas en un plan de lucha nacional extendido por la CONADU Histórica. Esta semana de paro se logró construir con otras federaciones a nivel nacional.

 

 

Día a día vemos a muchos compañeros a los que no les conviene entrar a la universidad pública y están pidiendo reducción de dedicación yéndose a otros lugares a trabajar.

 

No debemos permitirnos mirar desde afuera. Exigimos un aumento salarial para poder enseñar y también poder comer. El gobierno debe escuchar y responder a nuestros reclamos de manera efectiva y ahora mismo.

 

Es por eso que ayer el edificio del rectorado de la Universidad Nacional de San Luis fue tomado por docentes y estudiantes. Instalamos una radio abierta en defensa de la universidad pública y nos reunimos en interclaustro con el Cuerpo de Delegados de San Luis.

 

Debatimos sobre el Proyecto de Ingreso y Permanencia de la Escuela Normal “Juan Pascual Pringles” (ENJPP) de la Universidad de San Luis y terminamos la jornada con una clase pública sobre la criminalización de la protesta y de la pobreza: una mirada ante la avanzada represiva de los Estados para que no avancen contra nuestra educación pública, por el pago de las deudas salariales del 2016 y por un mayor presupuesto para mejores condiciones de trabajo y estudio.

 

San Luis también resiste y lucha.