12 mayo, 2017
,

Las voces de las villeras llegaron al Tribunal Superior de Justicia de CABA

 

Creer o reventar, nuestro Frente de Géneros está ocupando su lugar. Porque sí, señoras y señores, aunque muchos sigan creyendo que las academias son solo escuelas, universidades o centros de estudios e institutos de investigación, nosotras estamos convencidas de que también son nuestros barrios, donde la acción no sabe de horarios, donde la teoría no ocupa tanto lugar porque es más urgente dedicarnos a militar con nuestros pies en el barro, con nuestras fuerzas en las cooperativas y con la información desde nuestras propias voces, para gritar la posta y la bosta que vivimos a diario  y para que los organismos comiencen a escucharnos.

 

Como el Tribunal Superior de Justicia que nos invitó a participar en su panel donde pudimos expresarnos y contar nuestra realidad, muchas veces tan difícil de sostener, por ser mujeres y villeras, con más complicaciones que cualquiera.

 

«Justicia de género para una ciudad global. Desafío, tensiones y perspectivas» fue el espacio donde debatimos junto a Marta Dillon, Cristian Alarcón y compañeras de la organización “Yo no fui”, con las que también intercambiamos experiencias, orgullosas  de poder llevar hasta allí a Elida, Lorena y Micaela, que iluminan nuestra memoria para que sus femicidios no queden en la historia.

 

 

Nos violentan en nuestras casas cuando no nos permiten decidir.

 

Nos violentan con los abortos cuando nos dejan morir.

 

Nos violentan en los hospitales cuando vamos a ser madres y en los medios de comunicación cuando tergiversan nuestra voz.

 

Nos violentan en las comisarías, a la hora de denunciar. Y también nuestros maridos, en nuestro propio hogar.

 

Nos violentan nuestros jefes cuando se enteran donde vivimos y nos deciden rajar.

 

Nos violenta la Justicia, ajena y compleja para descifrar y tan machista al momento de juzgar.

 

Pero hay excepciones y personas excepcionales, como Alicia Ruiz, coordinadora del encuentro, predispuesta a unir lazos con nuestros brazos para que las políticas públicas caminen a ser eficientes e inclusivas y que quienes se encargan de implementarlas, sepan antes cómo elaborarlas.

 

Y pese a sentirnos siempre relegadas, hoy estamos un poco más aliviadas, por un nuevo grito empoderado que llegó al Tribunal Supremo.

 

¡Por más avances y acciones en cuestiones de género y por más oídos que escuchen a nuestro Frente villero!

 

Relacionadas

Thelma Fardin
20 octubre, 2022

JUNTAS, NO NOS CALLAMOS MÁS