31 julio, 2017
,

Las seguimos buscando

En la Provincia de Tucumán desaparecieron a Marita Verón, sigue impune el femicidio de Paulina Lebbos. Y ahora no sabemos nada, pero nada, de Milagros Avellaneda y su hijo Benicio, Mariana González y Daiana Garnica, a quienes sus familias y varias organizaciones sociales buscamos a contramano de una justicia lenta.

 

 

 

Mariana González tenía 31 años cuando a las 16 del 8 de marzo del 2014 salió de su casa, ubicada en la localidad Villa Fiad departamento de Leales, y nunca más regresó. Francisca Nery Corbalán, su mamá, ahora está a cargo de tres nietos. Fue ella quien hizo la denuncia en la comisaría de Leales, pero los oficiales le dijeron que su hija era mayor de edad y que podía haberse ido por su propia voluntad. Nery no baja los brazos y sigue adelante con la lucha para encontrar a su hija. Hoy la causa se encuentra en la Fiscalía de Instrucción de la IV Nominación.

 

 

 

La insistencia de su madre reflotó una denuncia por violación que Mariana había realizado 3 meses antes de la última vez que se la vio con vida y ella dice estar segura que hay conexión entre lo denunciado y la desaparición. Sin embargo, el fiscal Diego López Ávila no avanzó en la causa durante estos últimos 3 años que Mariana falta en su casa.

 

 

Milagro de los Ángeles Avellaneda de 26 años y su hijo Benicio Coronel de 2 años, desaparecieron el 28 de Octubre de 2016. Lo último que se supo de ella es que se encontraría aquel día con Roberto Carlos Rejas de 31 años en el barrio San Cayetano de la ciudad capitalina.

 

 

 

 

Amalia del Jesús Ojeda, madre de Milagros, quien quedó a cargo de su otro hijo de 7 años, expresó: “Mi hija le mandó un audio a su amiga diciéndole que Roberto le estaba pegando, y más tarde le escribió un mensaje diciéndole que cancelen la salida que tenían prevista”. Desde ese entonces ambos se encuentran desaparecidos.

 

 

Actualmente el único sospechoso detenido es Rejas. Se extrajeron de su auto muestras de ADN que dieron negativas. Amalia cree que contaron con el beneficio de que miembros de su familia son peritos en criminalística y que el vehículo fue lavado a vapor con clarificante para borrar las muestras. De hecho, existen pruebas de que Rejas se comunicó con otro perito consultando cómo borrar evidencias del auto y que tres días después de la desaparición buscó información en internet sobre cuánto tarda un cadáver en descomponerse. Estos movimientos del acusado constan en el expediente y fueron fundamentales para la Fiscalía III a la hora de que la fiscal María del Carmen Reuter solicite la prisión preventiva de Rejas, quien se encuentra en el Penal de Villa Urquiza tras ser acusado ante el Juzgado de Instrucción de turno por homicidio agravado por alevosía y por violencia de género y privación ilegítima de la libertad.

 

                                                                     

Amalia la sigue buscando: “No sé si está viva o muerta, pero quiero que él diga qué hizo con mi hija y mi nieto”.

 

 

Daiana Garnica de 17 años desapareció el sábado 6 de mayo de 2017 en el barrio Julio Abraham, ubicado en la localidad de Alderetes. Alrededor de las cuatro de la tarde recibió un mensaje de Darío Suárez, su vecino, quien le pidió que lo acompañara a hacer unas compras en la ciudad de Banda del Río Salí. Daiana nunca volvió. Su padre y su hermano hicieron la denuncia en la comisaría de Alderetes ese mismo día y la Fiscalía II tomó cartas en el asunto gracias a la presión de organizaciones como la Fundación Marita Verón.

 

 

La familia Garnica no descarta que Daiana haya caído en una red de trata. Por otra parte, el Fiscal Claudio Bonari se inclinó por la hipótesis de que Suárez abusó de Daiana, la asesinó y se deshizo de sus restos quemándola en el horno de ladrillos en el que trabajaba en Alderetes. De ser comprobado lo anterior, no lo habría hecho solo, por lo que ya hubo más de 10 detenidos, como su compañero de trabajo Fabián «Sapo» Pacheco y Juan Mátar, dueño de la ladrillera donde trabajaba el principal sospechoso.

 

 

Durante mayo se llevaron a cabo operativos de rastrillajes de distintas fuerzas como la policía provincial, gendarmería con apoyo de un helicóptero, un drone y perros de búsqueda.

 

 

La familia denuncia negligencia en la investigación por la pérdida de sobres con pruebas por parte de la policía. Durante el rastrillaje se habían extraído varios sobres a los que iban a practicárseles estudios. Estos contenían restos óseos y piezas dentales recogidos en el horno de ladrillos.

 

 

En la provincia de Tucumán se realizan 23 denuncias diarias por violencia de género. Y según un informe que dio a conocer el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, perteneciente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, son más de 800 las víctimas de trata de personas que fueron rescatadas durante el primer semestre del año en todo el país. De ellas, 43 fueron identificadas en Tucumán. El informe también precisa que el 75% de las víctimas son mujeres.

 

 

Por eso seguimos buscando, y seguimos gritando:

 

 

Ni una menos, vivas nos queremos.

Relacionadas

Femicidio
26 julio, 2022

Cinco años sin Johana

Día del Orgullo
28 junio, 2022

ESTE ORGULLO QUE NO SE QUITA