17 enero, 2018
,

Festival insurgente

 
 
*Por Neyser Guerrero, poderoso comunicador del barrio Rodrigo Bueno
 
 
A pesar de la incesante lluvia que amenazaba con cancelar todo tipo de salidas del sábado 13 de este mes, se realizó el festival insurgente dirigido por Nazareno Roviell. Se trata de un evento que se realiza desde hace dos años, y que en esta ocasión se llevó a cabo desde las 15 en la ciudad cultural Konex, ubicada en el barrio de Once. 
 
 
El gran festival contó con la presencia de varias bandas que llenaron de color el ambiente y calentaron la tarde. También estuvieron Pablo Pimentel, referente de la Asociación por los Derechos Humanos en la Matanza; María del Carmen Verdú, abogada de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI); y Nacho Levy, el referente nacional de nuestra organización. Los tres incentivaron a reflexionar a todos los presentes sobre la situación actual del país.
 
 
 
 
En una de las salas, y mientras las bandas tocaban, Pablo Pimentel expresó que “no puede quedar ningún caso impune”, al referirse a los casos de desapariciones forzadas a mano de las Fuerzas de Seguridad. Y luego nos invitó a cuestionarnos y cuestionar: “¿Por qué fracasamos la centroizquierda, el progresismo y qué le da lugar a la derecha en el mundo? Se debe a nuestra falta de coherencia y de no hincar el diente hasta donde tenga que ser, hasta donde duela. Y duele, justamente, hasta donde el pobre se dignifica. Y para que el pobre se dignifique, tenemos que hablar de un valor y reconocer como algo elemental para cualquier proyecto -político, social o el que fuere- tiene que estar basado en la igualdad, porque absolutamente todos y todas, somos iguales”.
 
 
 
 
 
 
Luego sumó su voz María del Carmen Verdú destacando que «hubo un crecimiento exponencial en lo que concierne a casos de gatillo fácil y es el resultado más negro de la política represiva estatal, que son las muertes constantes y sonantes”. A lo que también agregó: “Las Naciones Unidas recomiendan poner 300 policías por cada 100 mil habitantes, y Argentina siempre ha estado arriba de los 500 oficiales en el área urbana metropolitana. En estos momentos tenemos más de 810 policías cada 100 mil, o sea que tenemos tres veces de lo necesario”.
 
 
 
 
 
Nacho Levy se sentó frente a las cámaras y con el peso de nuestras 65 asambleas expresó: “Nosotros no nos organizamos para defendernos de los que en teoría nos vienen a cuidar, todo lo que aprendimos fue producto de la práctica cotidiana de los barrios donde nosotros vivimos, posicionados en el silenciamiento histórico en el que trataron de ubicarnos”. Y sumó otro grito contra el dolor de las injusticias: “Nosotros comunicamos para que, fundamentalmente, no nos maten y eso está fuera de cualquier negociación”. Y finalizó con fervor: «La práctica cotidiana es la que nos puso a controlar popularmente a las fuerzas de seguridad, y para poder hacer un registro que complemente el que realizan los compañeros de CORREPI en el que datan un asesinato por una bala de la policía evitable cada 23 horas. De esas denunciamos más de mil sólo el último mes y terminamos en Naciones Unidas en septiembre del año pasado para acreditar en primera persona, y de la experiencia cotidiana, lo que a nosotros nos viene pasando”.
 
 
 
 
 
Los flashes de las fotos comenzaron a iluminar la ciudad cultural captando la esencia de todos los presentes y, aunque la lluvia continuaba su curso, la gente seguía llegando. El conocimiento que nos transmitieron los compañeros y compañeras que hablaron es algo que dejará una marca en cada oyente de la misma forma que las letras rebeldes de los artistas en escena.
 

Relacionadas

FRÍO
23 mayo, 2022

LA PATRIA NO ESTÁ EN LA CALLE

Urbanización
19 mayo, 2022

LA SIMULACIÓN NO PARA

Ramona Medina
17 mayo, 2022

LA ESPERA QUE NO ESPERA