12 julio, 2018
,

Entre ollas y documentales

 


*Por Samuel Sainz, comunicador de la poderosa asamblea de la villa 1-11-14

 

En un día tan caótico y donde todos pararon sin parar, el 25 de junio se realizó en la villa 1-11-14 una olla popular, donde se compartió más de doscientos platos de un ají de lenteja cocinado con fuego villero y hecho por vecinas de hierro, mostrando una vez más la unión de la villa, que con la compañía de un gran documentalista se vivió a pleno todo el día.

 

Tras comer y compartir con las vecinas, el documentalista Christmas Pugh se pudo poner en el lugar de ellas al recorrer la villa y sentir la realidad de embarrarse los pies. En calles donde ni siquiera esos días la lluvia caía, fue donde se decidió armar un cine villero y conocer al invitado y sus videos.

 

A grandes detalles y con un humilde entusiasmo nos dio a conocer su historia y su trabajo. El viene de padres agricultores y vivió su infancia en Ezeiza, cerca de la cárcel y a metros de un cuartel. Para él y como para muchos, la vida desde chico le pego con la realidad y a sus ocho años ya tenía que trabajar; pasó de ser artesano, peón de albañil y vendedor ambulante para que de grande se dedique a una linda profesión, se especializó en cine en la mejor facultad, donde de manera empírica en la vida aprendió a filmar. Financiando sus videos vendiendo pañuelos sacó a flote esos grandes proyectos, entre los que se destaca uno que se llama “Guarda que vengo”, donde entrevista a sus compañeros de trabajo pues el documental trata de ellos, los vendedores ambulantes que se venden la vida y buscan un mejor futuro para ellos y sus familias. 

 

Fue al escuchar su historia y sobre sus trabajos que se entendió que la mejor lucha se hace desde los medios no hegemónicos y siempre proveniente de los lugares más humildes, y así como el Clarín tiene de rival a La Garganta, podríamos decir que Spielberg tiene como competencia a Christmas Pugh.

 

Y pidiendo un consejo de experimentado, le preguntamos; ¿Qué necesitamos para hacer documentales? Nos respondió de la mejor manera que nadie debe ser como Spielberg, sino como él – “el simple hecho de tener un celular con cámara, te da la posibilidad de hacer un documental, no aspiren a grandes producciones y guiones trabajados, entiendan que con cualquier persona se podría hacer una muy buena película al contar su historia.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Consultando sobre otros productores que muestran sólo guerras y superpoderes; ¿Se tiene algo que envidiar a esa elite del cine que sólo filma para ganar? – “Al ser independiente y a diferencia de otros cineastas yo puedo elegir hacer una película; sobre vendedores ambulantes, cartoneros laburantes, una del Che u otros comandantes, no tengo ningún prejuicio y no me importa ser criticado por las películas que hago.”

 

Entonces entendimos que sus documentales son de lucha y que él así no lucra, tiene sueños reales como personas normales, como el de vivir en cuba disfrutando sus ideales y es porque no es distinto a nosotros, él sustenta su vida como un simple laburante. Solo él. sin financiamiento ni recursos extraordinarios, busca elegir documentales que muestren todas las realidades.

Relacionadas

FEMICIDIO
29 enero, 2022

«VOS TAMBIÉN, MILI, SEGUÍS ACÁ»

Lluvias
29 noviembre, 2021

No se inunda más

ELECCIONES
15 noviembre, 2021

MI PRIMER VOTO