26 octubre, 2018
,

La 21-24, ejemplo de lucha y unidad

 
 
 
Hace 6 años que quienes gobiernan la Junta Vecinal de la Villa 21-24 corren atrás del oficialismo, olvidando la realidad del barrio con las problemáticas históricas siguen intactas. Vemos a los políticos de turno desfilar por las Avenidas, con cámaras para registrar su paso por “las zonas vulnerables de la Ciudad”, pero las soluciones para vivir dignamente siguen sin llegar. Nos arreglamos solos, nos arreglamos solas. Destapamos las cloacas con la fuerza de la solidaridad y compramos las velas para paliar los cortes eléctricos con el compañerismo de la cuadra. 
 
 
En octubre de 2012 la Lista Multicolor ganó las elecciones, a partir de ese entonces se mantiene en el gobierno del barrio. El mandato debiera durar cuatro años, pero desde 2016 esperamos por unas elecciones que den un vuelco en la Junta. Después de mucha presión se logró llegar al acuerdo de una nueva jornada democrática el domingo próximo, donde participarán 13 listas con propuestas diferentes. 
 
 
Meses y meses de discusión y campaña entre las organizaciones, los partidos y los vecinos, parieron la unidad. Bajo el lema anti-macrista “Tierra, Techo y Trabajo”, 11 de las listas (entre ellas la “Azul, Roja y Negra” -que encabezó esta idea del lema como unidad, integrada por múltiples organizaciones sociales-, la “Dorada”, la “Tricolor”, “Naranja”, y así una larga cola) están trabajando para vencer al poder establecido. Cada una con sus propuestas, candidatos, campaña, plataforma; pero todas tienen un mismo objetivo: sacar al macrismo de la villa. 
 
 
Este lema permite armar un frente común: los votos de todas las listas participantes se computarán como una al momento de definir quiénes serán gobierno, pero los cargos se dividirán a la interna de acuerdo a la cantidad de votos que haya recibido cada candidato. Por fuera del mismo quedaron 2 candidatos y sus listas que perpetúan la política oficialista: Cristian Heredia por la Multicolor -actual gobierno- y Luis Otazo por Flor de Ceibo.
 
 
Y con una novedad: por primera vez en la historia del barrio, de los 13 candidatos a la presidencia, tres son mujeres. Las candidatas van por la Azul, Roja y Negra (Flavia Romero), la Tricolor (Natalia Molina) y la Azul, Blanca y Amarilla (Carola Duarte)  -ambas tres integrantes del lema-. No hay vuelta atrás: el feminismo de nuestros barrios está cada vez más presente y crece. 
 
 
Las vecinas y los vecinos no permitirán que el macrismo siga avanzando y ante la crisis deciden dejar sus diferencias de lado y plantear la realidad más cruda: no se puede seguir viviendo a merced de las políticas marketineras del Pro. La unidad plantea un piso mínimo de derechos y consensos, para seguir discutiendo hacia adentro y construir una realidad que escuche al barrio. 
 
 
El ejemplo de la Villa 21-24 tiene que replicarse a nivel nacional, contagiarse por todos lados en cualquier ámbito. Hay que poner un freno a este avance, y sólo desde la unidad lograremos hacerlo. Este domingo las vecinas y los vecinos decidimos. Este 28 de octubre se vota. 
 
 
Y lo tenemos claro: a este gobierno se le hace frente desde abajo: por Tierra, Techo y Trabajo. Y al que no le gusta, se jode.

Relacionadas

GATILLO FÁCIL
17 noviembre, 2022

LOS MUNDIALES QUE LE ROBARON A LUCAS

FEMICIDIO
29 enero, 2022

«VOS TAMBIÉN, MILI, SEGUÍS ACÁ»

Lluvias
29 noviembre, 2021

No se inunda más