22 octubre, 2018
,

Timy, todavía lloramos

 
 
 
 
* por Mirtha Echevarria,
poderosa asambleísta de la Villa 21-24 y mamá de Jorge Luis López
 
 

 
 
El 20 de octubre se cumplieron 6 años desde que mataron a Jorge, a Timy, a mi hijo. Ese día parecía que se caía el cielo, como cada día de las madres desde entonces. Llovía mucho cuando me desperté a las cuatro de la madrugada con un grito: «¡Lo apuñalaron a Timy!». 
 
 
Las fuerzas que deberían darnos seguridad en el barrio sabían lo que sucedía en ese boliche donde me lo mataron, ese lugar clandestino donde se vendían drogas y no había controles sobre qué entraba o salía, e igual decidieron no intervenir, ni ayudar a los pibes. Esa noche, a la madrugada, en el baile, apagaron las luces y apuñalaron a mi hijo.
 
 
En el momento que me enteré no me podía mover, no podía hacer nada. Estaba tan triste que no podía llorar. Cuando llegué al hospital, la Policía no me dejó ver a mi Timy que estaba ahí, luchando por su vida. Y al entrar él se fue, no aguantaba más. «Parecía que te estaba esperando», así me dijo la enfermera. 
 
 
Caminamos y caminamos, marchamos pidiendo justicia y logramos que, ese mismo año, cerraran ese boliche después del juicio. Hoy sabemos que no van a matar a ningún pibe más ahí, a nadie más. 
 
 
Él era muy bueno, pensaba siempre en los demás. Los sábados, cuando cobraba me decía: «Dale viejita, vamos a comprar». Nos traia alfajores, uno para su hermana, otro para mi y uno más para su papá. 
 
 
Todavía me duele mucho, todos los 20 de octubre son muy tristes. Pero ahora sí, puedo llorar, puedo llorarlo a mi hijo.

Relacionadas

FEMICIDIO
29 enero, 2022

«VOS TAMBIÉN, MILI, SEGUÍS ACÁ»

Lluvias
29 noviembre, 2021

No se inunda más

ELECCIONES
15 noviembre, 2021

MI PRIMER VOTO