21 junio, 2019
,

Vidal poco saludable

 

 

Mientras las listas van tomando forma y las fotos son más frecuentes, en La Plata estamos a la deriva, con la salud pública destruida ¿Sabrán nuestros políticos lo que es estar 2 hs en una guardia esperando a que te atiendan?

 

 

Cansadas de tanta hipocresía vinimos a poner el grito en el cielo porque la gobernadora Vidal no hace nada por resolverlo y el intendente Julio Garro mira para otro lado: ¿Donde carajo nos atendemos? Actualmente sólo existen dos hospitales públicos en la ciudad que cuentan con un tomógrafo funcionando, esto hace que el sistema se encuentre colapsado. ¿Y si nos pasa algo? Al privado ¿Y cuanto vale una tomografía? arriba de 3000 pesos ¿Y nuestros derechos? Que pase el que siga.

 

 

Maximiliano Salvioli es médico clínico del hospital de Gonnet y vive esta realidad a diario: “El tomógrafo se utiliza para los pacientes que entran por guardia y los que están en sala, sin embargo periódicamente se rompe. Si ese paciente llega y el tomógrafo no funciona hay que llevarlo en una ambulancia a otro hospital y eso implica sacar médicos de la sala o de la guardia, es un trastorno grande para algo que es de uso cotidiano. En el Gonnet hay un promedio de 5 tomografías programadas a la mañana y otras 6 por la tarde que pueden entrar por guardia.

 

 

Hace unas semanas, el Gonnet y el Hospital de Romero éramos lo únicos con tomógrafo andando entonces llegaban pacientes de todos lados. Colapsa la sala, la guardia. Trabajamos en un sistema de salud que está fracturado.”

 

 

Todos los hospitales, exceptuando el San Roque de Gonnet y el Gutierrez, se encuentran en el casco céntrico de la ciudad, por lo que debemos ir en remis o colectivo, ya que las ambulancias no entran al barrio y el municipio nos tiene olvidados. Dos personas, Dos viajes (ida y vuelta), 100 pesos en la SUBE, más el tiempo de espera, súmale tres horas. Y si necesitamos medicamentos, serán otros 300 pesos ¿Y con qué comemos? ese no es nuestro problema.

 

 

En estos últimos 4 años las políticas de Estado que llevó a cabo María Eugenia Vidal sólo logró acrecentar la brecha de desigualdad. Allí la destrucción de la salud pública es uno de los puntos más críticos. Paola Paz es enfermera en el hospital Rossi y trabaja inmersa en una realidad desesperante: “Hay una enorme cantidad de personas que se sumaron al sistema público de salud porque muchos se han quedado sin la prestación de las obras sociales,  ya que se ha generado un alto grado de desocupados (23000 desocupados y 38000 subocupados, según el último informe del INDEC).

 

 

Hay muchas personas que se enferman y el sistema está incapacitado para atenderlas. Falla en el primer eslabón de la atención, que es la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud. Al no haber un Estado que esté presente en este primer nivel imaginate lo que es para el resto de la cadena: por ejemplo si un paciente que requiere de un tercer nivel de atención con una enfermedad grave y compleja, llega al hospital, y el tomógrafo no está funcionando ¿Como se hace para brindarle una buena atención? Hay una decisión de no invertir en salud, no fortalecer los niveles de atención ni los hospitales.“

 

 

Queremos atención de salud, queremos un estado presente ¡Gobernadora deje de hacer campaña y ocúpese de la gente!