2 julio, 2019
,

La Toma en resistencia

 

El Centro Cultural La Toma es una cooperativa que nació en la ciudad de Rosario hace dieciocho años, en la misma época que tantas otras. Corría el año 2001, el supermercado “Tigre”, también como tantos otros, presentó la quiebra dejando en la calle a sus trabajadoras y trabajadores. Poco a poco, ellos mismos comenzaron a construir un nuevo camino, para sostener y potenciar los puestos de trabajo en un momento tan duro.

 

 

Maniobrado por los mismos que sostuvieron la quiebra, los organismos financieros y bancarios que conforman SEDESA hoy reclaman una hipoteca impaga del año 1993 de un banco que quebró. Exigiendo así, el desalojo de todas las cooperativas que hoy se albergan dentro de La Toma.
Frente a esto, las y los laburantes de hoy, ayer y mañana, nos organizamos para seguir creciendo y de pie. 

 

 

 

Mañana, miércoles 3 de julio a las 17:30hs., realizaremos un acto en defensa de nuestro espacio de resistencia, sí, nuestro. Decimos nuestro porque ahí mismo funciona la redacción de La Garganta rosarina donde crecen a diario los comunicadores y comunicadoras de nuestros barrios, junto a muchas otras cooperativas. 
Nos encontraremos en la esquina de Corrientes y Tucumán para gritar que no nos moverán, que no podrá demoler nuestro espacio comunitario ningún interés cipayo. 

 

 

No nos correrán a las más de sesenta organizaciones sociales que militamos y transitamos La Toma en actividades y asambleas semanales, ni al cuerpo estudiantil de la Universidad Nacional de Rosario que concurre por su gran comedor universitario. 
No podrán privarnos de los talleres y espacios de producción que generan una fuente de trabajo y formación a diario.

 

 

No nos quitarán la fuerza de la economía solidaria, que está al alcance de la necesidad más primaria, a quienes acudimos a las góndolas del lugar donde hace cuatro años funciona el Mercado Popular. 

 

 

NO PASARÁN
Los paladines de la economía especuladora…
¡NO NOS MOVERÁN!
Porque La Toma es resistencia trabajadora.

 

 

Relacionadas

Rosario
24 junio, 2022

UNA DEUDA CON LA HISTORIA

Cultura
23 junio, 2022

BERLÍN NO CIERRA: SE TRANSFORMA