24 agosto, 2019
,

Redoblar la apuesta

Todos los días, aunque el sol nos calcine, la lluvia nos inunde y la desidia estatal nos empobrezca, en la Villa 31 nos organizamos para que el hambre no crezca. Por eso, desde el comedor “Gustavo Cortiñas“ llevamos un plato de comida caliente a las familias que no llegan a bancarlo. Hoy en día, preparamos 150 raciones por día, pero muchos vecinos y vecinas están en lista de espera, ¡por eso necesitamos llegar a las 300!

Dada la coyuntura que nos aprieta, necesitamos tu ayuda para conseguir utensilios de cocina que nos permitan suplir aún más la ausencia del Estado. Además, preparamos ollas populares en el sector “San Martín“, para pibes y pibas en situación de calle o consumo. ¡Para bancar esas ollas también necesitamos insumos!

Mirá bien el listado, buscá a tu costado, seguro encontrás cubiertos, elementos de cocina o electrodomésticos que nadie utilice. 

¡La villa los necesita para que haya más panzas felices!

Relacionadas

Ramona Medina
17 mayo, 2022

LA ESPERA QUE NO ESPERA

Ramona Medina
17 mayo, 2022

DOS AÑOS DE SILENCIO, RAMONA

Día de la visibilidad Trans
31 marzo, 2022

«ABUELA, SI EMPIEZO A LLAMARME JESSICA ¿VAS A AMARME IGUAL?»