4 septiembre, 2019
,

Basta de infanticidio indígena

 

 

 

A un año del asesinato de Ismael Ramirez, niño de la comunidad Qom de la localidad de Saenz Peña de la provincia de Chaco, acompañamos a su madre, Alejandra Ciriaco, en su pedido de justicia y gritamos ante el peor de los atropellos: ¡basta de infanticidio indígena!

 

Ayer concentramos en distintos puntos del país para recordar a Ismael, quien con solo 13 años fue asesinado a raíz de una represión desatada en un supermercado de la localidad que terminó con una bala en su pecho. En Rosario, María Fleitas, referenta de la comunidad Qom de Travesía y Juan José Paso, lo recordó así:

 

“Ismael se crio acá en Rosario. Yo lo tuve desde pequeño en un taller deportivo, en donde ayudamos a los niños a que sean niños, a que puedan jugar. Porque dentro de las comunidades, al vivir dentro una gran ciudad, muchos de los niños salen a cartonear. Entonces en ese pequeño taller que dábamos y que actualmente seguimos dando, tratamos que aprendan a jugar y a vivir como a un niño. De Ismael me acuerdo un montón de cosas. Él era muy compañero, estaba siempre ayudando a otros nenes, siempre estaba presente. Me acuerdo que en la caminata para convocar al taller él era siempre el primero y nos ayudaba a buscar a todos los chicos de la comunidad. En ese espacio los chicos se sentían cómodos, se olvidaban por un tiempo que tenían que salir a trabajar y pasaban un tiempo, unas horitas, siendo niños, jugando, como ellos son.

 

 

Hoy en día no hay ningún culpable por el asesinato de Ismael, por eso estamos acá presentes en los tribunales provinciales para pedir justicia por Ismael, y no solamente en Rosario, sino en Buenos Aires y Chaco también. Pienso que con respecto al caso hubo mucha desinformación por parte de los medios de comunicación. Quisieron tapar todo lo que había pasado difundiendo malas informaciones. Por suerte tenemos grandes hermanos de distintas comunidades que también lo conocieron y impulsamos una campaña tratando de decir la verdad: que Ismael no es lo que estaban queriendo publicar, porque era un niño sano, estudiaba y provenía de un ámbito familiar.

 

Nosotros no creemos que esto sea un hecho aislado. Creemos que estos hechos brutales son parte de la misma represión que las comunidades indígenas venimos viviendo hace ya muchos años y no es para nada casual. No solamente luchamos por Ismael, sino por un montón de casos que no son difundidos, son tapados, porque creen que por ser parte de una comunidad somos menos. Para que se haga justicia hay que visibilizar esta y todas las otras luchas por las que venimos peleando.”

 

Ismael Ramírez presente: ahora y siempre.

 

 

 

 

 

 

Relacionadas

NARCOTRÁFICO
24 agosto, 2022

LAS BALAS NOS PASAN CADA VEZ MÁS CERCA

Proyecto de Obras Tempranas
27 julio, 2022

Trabajo desde el barrio y para el barrio