12 septiembre, 2019
,

Quisimos hablar y nos respondieron con balas y gases

 

 

Mientras la ciudad de La Plata toma deuda por más de 190 millones de pesos para colocar luces led en el casco urbano, en las afueras, los barrios seguimos sufriendo el abandono del Estado y sobreviviendo a costa del hambre y la represión. 

 

En el día de ayer, cerca de las 20 hs, el Servicio de Calle de barrio Aeropuerto junto al Grupo de Acción Departamental, montaron un operativo de desalojo en un predio ubicado entre las calles 16 y 19, y 90 y 600. Allí avanzaron por el campo tirando balas de gomas y gases lacrimógenos sin siquiera mostrar una orden de desalojo judicial. “Nosotros intentamos hablar con ellos, con uno de los oficiales, pero de atrás vino otro policía al grito de ‘hay que tirar’; después apareció el Servicio de Calle y pasó lo que pasó” dijo Ezequiel, vecino de la zona.

 

Además, y como si eso fuera poco, cuando llegaron al cruce entre la calle 90 y 18 del barrio Altos de San Lorenzo, se tomaron el trabajo de gasear y disparar hacia las casas de la manzana, donde también se encuentra en construcción el merendero “Futuro poderoso”. El resultado: más de 10 familias evacuadas que tuvieron que dejar todo y salir del lugar, muchos de ellos hacia el hospital más cercano.

 

Cecilia, vecina del barrio hace más de 6 años, tuvo que salir evacuada con su hija Luciana que se encuentra embarazada y su hijo Titi de 7 años. “Es la primera vez que pasa esto acá, tuvimos que ir a la guardia porque no podíamos respirar, imaginate que Titi tiene asma. Vinieron y tiraron gases y balazos contra el frente de las casas, parecía que estaba granizando por cómo pegaban los perdigones. Hay varios vecinos que se acercaron porque pensaron que se nos prendía fuego la casa de la cantidad de gas que había” contó Cecilia.

 

«Yo estaba acá terminando de cenar cuando los vi que venían desde el campo con la linterna tirando balas de goma, se paró una fila de policías enfrente de la cuadra y empezaron a tirar gases lacrimógenos; yo tengo una bebe de 10 meses y mi vecino de acá al lado tiene asma» relató Adriana, vecina del barrio. Además, Brian contó: «llamamos a emergencias y al 911 y no nos dieron respuesta, nos dijeron que no podían hacer nada porque ya estaba la policía, que busquemos refugio; la ambulancia jamás apareció y había mucha gente herida».

 

En un contexto de hambre y represión, hacemos responsable a las Fuerzas de Seguridad provinciales, al Ministro Martín Ritondo y a la Gobernadora María Eugenia Vidal. Y a un gobierno municipal encabezado por Julio Garro, que desde que inició su gestión en el año 2015 no hizo más que darle la espalda a los barrios y sectores populares de la ciudad de La Plata.

 

¡Basta de desidia estatal! ¡Control popular a las fuerzas de seguridad!