3 enero, 2020
, La Pampa

Almas fuertes, corazones contentos

En el barrio Almafuerte de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa, al ritmo de una murga amiguera, festejamos el fin del año que pasó y el cierre de los talleres de comunicación multimedial y artes visuales. Compartimos una torta, regalos y payasos. Y, más vale, sobraron los abrazos.

 

Desde el mes de julio, pibitas y pibitos, de entre 6 y 12 años, copamos la placita del barrio, donde realizamos todas nuestras actividades, ya que no tenemos un espacio físico propio. Juntas y juntos aprendimos a conversar con el Viento Pampa y a saludar al sol del atardecer mientras limpiábamos los pinceles y recortabámos figurines. Trabajamos sobre nuestros derechos, deseos y sueños para este nuevo año.

 

Por eso, en este camino de andar construyendo una identidad propia, voces disidentes y curiosas, quisimos terminar bailando y cantando. Disfrutando del lenguaje que dibujan los cuerpos felices y las gargantas poderosas. La voz del Almafuerte está sonando ruidosa.

Relacionadas

falta de electricidad
28 agosto, 2020

DIEZ AÑOS SIN LUZ

La Pampa
30 marzo, 2020

«Mi sobrino no se golpeó sólo»

Almafuerte
24 febrero, 2020

A la escuela hay que volver con todo