5 julio, 2020
, San Luis

¿Qué pasó con Florencia?

Florencia Magalí Morales, de 39 años, fue detenida el 5 de abril, durante la cuarentena, en la localidad de Santa Rosa del Conlara, San Luis, por andar en su bicicleta el día que no le correspondía salir, según la terminación de su documento de identidad. Casi 10 horas después, el comisario Heraldo Clavero informó al juzgado que Florencia murió en una celda de la Comisaría Nº 25. La autopsia que hizo el forense Gustavo Lafourcade Durán señaló que se suicidó en el calabozo.

Hace un mes, Santiago Calderón, el abogado de su familia, solicitó las filmaciones de las cámaras y se las denegaron. Siempre hubo irregularidades en el accionar policial, por eso exige que las autopsias se realicen nuevamente. Por ejemplo, Ramón Cardetti, policía de criminalística, menciona en su declaración testimonial que había unos 10 oficiales en la comisaría, pero hoy la Justicia investiga sólo a cinco, que son los que figuran en el libro de actas de la guardia de ese día. Por otro lado, otras dos personas que estaban detenidas en la misma comisaría señalaron que Florencia gritó pidiendo auxilio y pateaba la puerta de madera donde fue detenida, que estaba sin rejas, durante horas. Ambos coincidieron que las últimas palabras de Flor fueron: «Me falta el aire, necesito un médico». Y lo más terrible es que estos testigos ¡aún no declararon en la causa!

¿Qué pasó con Florencia? Dos de sus hijos y su nieta la estaban esperando en casa: “Ella amaba la vida y a sus hijos. El día anterior a su muerte hablamos por teléfono y estaba feliz, planeando un viaje con mi madre”, recuerda Celeste, la hermana, llena de dudas: «Una persona que proyecta un futuro, ¿termina suicidándose en una comisaría? Nunca hubiera hecho eso”. En la desesperante búsqueda de respuestas, su familia no puede despedirla del todo: «Vamos a hacer el duelo cuando se haga justicia. Flor era una mujer fuerte, entusiasmada con cuidar a su nieta, pero ya no está», manifiesta Celeste. Ahora seguimos gritando por ella, preguntándonos todo lo que no entendemos y llorando como nunca antes. La única certeza que tenemos es su ausencia.

Relacionadas