13 noviembre, 2020
, PARANÁ

DERECHO AL DELIRIO

 

San Martín, Entre Rios (2)

“¿Qué tal si deliramos por un ratito?”, invita Eduardo Galeano en su poema. Al oeste de la ciudad de Paraná, desde el barrio San Martín lo seguimos, deliramos, juntas y juntos nos animamos a soñar y en su honor nuestro centro cultural lleva su nombre. ¡Y esta semana cumplió su primer aniversario!

Lo construimos en pocos meses, con nuestras propias manos, vecinas y vecinos, en grupos rotativos, así lo expresa Daniela Díaz, integrante del merendero Pancitas Felices: “Durante la construcción del Centro Cultural ayudé a levantar una pared, también preparaba mezcla con otros compañeros y hasta revoqué. Fueron experiencias lindas, aprendimos mucho en grupo”.

Sabemos que los espacios culturales para las barriadas no son una prioridad en la agenda estatal, pero no quisimos seguir esperando y el 8 de noviembre de 2019 lo inauguramos. Este espacio superpoderoso nació con nuevas actividades que hasta el día de hoy conservamos con todos los protocolos correspondientes en «el Sanmar», como las rondas de géneros, los ensayos de la orquesta infanto-juvenil y la posibilidad de instalar la cooperativa de panificación.

Acá también le dimos espacio al merendero y al comedor; Paola Pereyra, una de nuestras cocineras, recuerda que: “Antes trabajábamos en mi casa, hacíamos fuego con leña, cocinábamos en una mesita con un pedazo de tabla, no teníamos mucho espacio, estábamos apretados. Cuando se terminó de construir el centro, estuvimos más cómodos, teníamos mesada, bajomesada y la cañería adecuada para lavar bien las ollas, sin hacer chiquero ni barro como se hacía en el patio de mi casa. Nuestro trabajo cambió un ciento por ciento, es más digno. Aunque llueva o truene podemos cocinar tranquilas, adentro, bajo techo”.

La pandemia no fue impedimento para seguir ocupando cada uno de sus rincones, con todas las precauciones. Hace pocos meses, gracias al #ContagiáConectividad, pudimos instalar una red Wi-Fi y eso nos brinda más oportunidades: ahora nuestros gurises pueden tener sus clases virtuales y hacer las tareas en el espacio de apoyo escolar.

Nuestra felicidad se refleja en las palabras de Gise Zapata, vecina del barrio: “Fue un logro muy importante para nuestra asamblea y para la barriada. Un espacio de contención donde nos podemos encontrar todas y todos los vecinos para resolver las situaciones del barrio”. Por eso, aunque nuestros sueños a veces parezcan un delirio, no los abandonamos, nunca.

 

 

 

San Martín, Entre Rios (3)

Relacionadas

Generación Villera
5 diciembre, 2021

Otro grito que se multiplica, por abajo

Generación Villera
4 diciembre, 2021

¿POR QUÉ GRITAMOS?

IRSA
3 diciembre, 2021

LA CIUDAD DE LA PRIVATIZACIÓN