4 agosto, 2007
,

La tierra, para quien la trabaja

latierraparaquienlatrabaja.jpg

Demasiados años pasaron dándole vida a ese suelo, como para que ahora quisieran deforestarlo de arcos, de redes, de caños, de gambetas, de alegría, de pibes. Las nuevas viviendas, sobre Iriarte, le fueron haciendo sombra al histórico potrero de los pibes de Zavaleta, pero la amenaza de que plantaran un edificio, justo ahí, caducó… No será posible, a no ser que acepten dejar la canchita en la planta baja.

Después de la entrega simbólica de las llaves de los nuevos departamentos, realizada por el propio Jefe de Gobierno, ante los medios y en la previa de las elecciones que perdería, un sorpresivo imprevisto retrasa ahora la entrega de las viviendas construidas justo enfrente de la cancha y el comedor. Pero por si fuera poco, en la más lógica y pacífica de las manifestaciones, no ya para pedir pan y trabajo, sino para pedir coherencia, justo ahí, se reprimió a los vecinos, y también a los pibes.

Más tarde que temprano, pero seguramente pronto, se urbanizará una parte de Zavaleta, y algunas tiras ya no estarán donde están, según los planes del Gobierno de la Ciudad. La canchita, en cambio, sí estará donde está, según los planes de los vecinos. Por eso, el domingo 19 de agosto hubo jornada de trabajo voluntario en el barrio.

Todas las categorías del Fútbol Popular de Zavaleta se arremangaron y tomaron las palas, las escobas y los rastrillos, para empezar a arreglar el potrero. Como defensa del derecho de los pibes a jugar al aire libre, se inició entonces la cirugía estética de un espacio público que no van a extirpar.

Se levantaron algunas viejas alfombras, a la cuenta de tres, con brazos gordos, brazos flacos, brazos peludos y bracitos, y se taparon por fin viejos y grandes pozos, mientras otros cavaron las lomitas de los laterales, y otros tantos emparejaron los desniveles del suelo.

Así empezó la obra voluntaria y comunitaria, que seguirá el próximo domingo 2 de septiembre, desde las 12 del mediodía. Para entonces, se necesita: polvo de ladrillo, transporte para trasladarlo, tierra, pintura blanca, ladrillos, cemento, caños para el soporte trasero de los arcos, goma espuma para cubrir un poste de luz, y muchas, pero muchas manos.

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA