14 enero, 2014
,

Mar de fueguitos

¡Todos somos Luciano Arruga!Detrás del escándalo mediático que todos los veranos estalla, encubriendo al silencio catedrático que en realidad imparte la pantalla, quisiéramos que todos los vieran en la playa, disfrutando del verano y demostrándonos que nada ha sido en vano. Sus miradas, sus canciones, sus carcajadas, sus reflexiones… ¡Nuestros pibes se fueron de vacaciones! Y en un solo segundo, ratificamos que se puede cambiar el mundo, porque esa estampida playera de la cultura villera nos hizo sentir que todo vale la pena, en el preciso instante que pisamos la arena. Ahí van, ahí están, a la vista: para eso hacemos esta revista. ¿O qué inversión sería más importante que un malón de pibes felices corriendo para adelante? Como todos los años desde hace 10, otra vez, la economía popular de las asambleas que no aceptaron callar nos permitió viajar, desde la villa hasta la orilla, sin dejar de soñar. Por ustedes, que nos bancan en la calle y en las redes, los poderositos de Capital coparon Chapadmalal y, en el mismo enero, los de Córdoba y Jujuy coparon Río Tercero. Faltan aún los viajes inaugurales de los nuevos focos provinciales, pero a decir verdad no aguantamos la ansiedad de mostrarles estas caras de felicidad: no sólo viajamos, viajamos con dignidad.

Relacionadas

Narcotrafico
23 junio, 2022

Hablemos de narcotráfico