13 junio, 2014
,

¿Quién gana?

¿Ganancias para quién?Para que no se entienda mal, nosotros no estamos cubriendo “otro mundial”: estamos cubriendo el mismo, del otro lado del umbral. Y si existe algún “submundial”, es justamente ése que está contando el periodismo tradicional, un recorte del deporte al servicio de las multinacionales, que financian a todas sus líneas editoriales. Cobijados por dispositivos impresionantes, nos hablan entonces de ganancias muy importantes, los mismos que nunca nos hablan de los vendedores ambulantes, porque nadie duda que la recaudación será una guasada, pero todos los laburantes tienen prohibida la entrada a la zona tuneada para los periodistas, dentro de esa realidad sólo apta para turistas. Precios FIFA, idioma FIFA, cultura FIFA y comida FIFA, para alimentar a un mundo colifa, donde los vendedores callejeros no salen últimos ni primeros, porque nadie los deja entrar a la cancha, cuando la pelota se pincha o se mancha. Por esa lógica de porquería, les están incautando toda la mercadería, garantizando su derrota y sembrando el temor que impidió otras mil fotos para esta nota. Pues Doña Silvia siente una bronca infernal, desde que le informaron que “no se puede trabajar en el área del Mundial”. Tal como le pasa a Toni, que la está pasando feo, dado que no tiene cómo alimentar a sus hermanos: “Dejarnos sin empleo es una violación a los Derechos Humanos”. Y como él, Rafael, que esconde sus productos como si fueran equipaje, “porque sólo somos parte del paisaje”. Todos desplazados por los nobles acreditados, en la misa universal del ocio y los garcas, Jorge sintetiza: “¡El Mundial sólo es negocio para sus marcas!”.

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA