8 junio, 2014
,

Loco, ¡por el fútbol!

? ? Palo, palo, palo, palo bonito, palo ehhh; eh, eh, eh... ¡Somos villeros de René! ? ?Sin publicidad comercial, ni pauta estatal, ni spónsor oficial, anunciamos que nos vamos al Mundial, para que escuche todo el planeta este grito que nació en Zavaleta. A contramano de los pulpos multinacionales, viajamos con el apoyo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, que decidió darle un reconocimiento al conocimiento que nuestras asambleas han desarrollado, a espaldas de la academia y la prensa de mercado. Para que no cierren la Copa con el alambre de la alienación que genera, desde la misma lógica que acalla esta huelga de hambre en la Carpa Villera, montaremos ahí nuestra propia trinchera. Y no en hoteles para turistas, ni en centros de periodistas, sino en el corazón de las comunidades, donde se barren todas las grandes verdades. Porque esa demonización de la pobreza que te quema la cabeza en cada informe de América 2, salpica la misma mierda que la película “Ciudad de Dios”, generando imaginarios que alimentan la discriminación hacia los barrios que más padecen la exclusión. Ante esa lógica siniestra, nosotros salimos a trabar con la nuestra: van 14 compañeros a la palestra, para demostrar la fuerza de la organización popular, en las narices de los que siempre nos tiran a matar. ¿Qué hace una manga de villeros y villeras en una Copa del Mundo? De todo, menos ese periodismo inmundo que sigue haciendo escuela, tirándole mugre a la villa o la favela, para que las injusticias sociales nunca sean noticia en ninguno de sus canales. Pero la delegación de la villa se juega todo a dar vuelta esa tortilla, hasta que el mundo entero se convenza… Para eso, dimos una conferencia de prensa, donde explicamos a qué vamos, con la moto del Che, pero ni bien arrancamos apareció René, cargado de energía, de alegría, de emoción… Y sí, ¡Houseman se sumó a la delegación! Felices de recibirlo, gritamos juntos que al Mundial no hace falta cubrirlo, sino más bien todo lo contrario: ¡Vamos a descubrirlo, con los ojos del barrio!

Relacionadas