14 agosto, 2014
,

Soles de Mugica

Soles de Mugica.Surcando la villa a contramano de cualquier pesadilla y acelerando La Poderosa, aunque la calabaza no se vuelva carroza, cientos de soñadores y soñadoras desfilaron el domingo entre tambores y “Tamboras”, en una batucada que hizo vibrar a toda la barriada de la 31, desde el desayuno hasta la hora de cenar, para que crezcan las flores que quisieron aplastar. Iluminados por nuestras propias luces y brillos, mares de fueguitos ardiendo por los pasillos, disfrutamos esa electricidad sin cables a la sombra de los inflables, detonando nuevos gritos sin fin, frente a las narices rojas de Nano y Bembín. Artistas delirantes, custodiados por títeres gigantes, acompañaron la merienda para que todo el mundo entienda que no existen pibes malos y que esos 700 regalos no reemplazan la ambulancia, ni el derecho a la infancia, ni la calle hecha añicos, ni la falta de contención: el sol para los chicos se llama “urbanización”.


Relacionadas

Ramona Medina
17 mayo, 2022

LA ESPERA QUE NO ESPERA

Ramona Medina
17 mayo, 2022

DOS AÑOS DE SILENCIO, RAMONA

Día de la visibilidad Trans
31 marzo, 2022

«ABUELA, SI EMPIEZO A LLAMARME JESSICA ¿VAS A AMARME IGUAL?»