26 agosto, 2015
,

Una gotaza que cuelga del ojo

Hoy, soplando las 101 velitas de Julio, agosto amaneció agotado, todo cubierto por un solo manto, como si fuera un perfecto concierto del llanto, porque sí, hay días que nos encuentran así, ciegos, sí, egos, ciegos. Tanto que ni nos vemos. Y para colmo nos escondemos en la generalidad que niega la identidad de cada diccionario, o cada solitario paragua. Sin ese, ése, paragua. Tan síegos que no distinguimos ni dos gotas de agua.

Ojo.

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA