25 noviembre, 2015
,

Temblor de consciencia

En Chilecito se mueven las montañas por los constantes temblores, pero también se mueven por el andar de su gente. Por el andar de los pueblos de Angulos, Chañarmuyo, Pituil y Campanas, al norte del Famatina, que lograron sacar de sus tierras una empresa minera más. Por el andar de los jóvenes en las calles pidiendo por el respeto a la diversidad. Por el andar del Pueblo riojano que en noviembre volvió a marchar pidiendo justicia por Romina Ríos, asesinada por la policía. Acá, se lucha sin perder la alegría, se hacen recitales por la vida, se junta agua para Jáchal y se hace vino en las bodegas. Como decía nuestro Obispo, el pelado Enrique Angelelli: “Hay que seguir andando nomás… hay que seguir andando”.

Relacionadas

NO TE OLVIDAMOS CHINITA
25 octubre, 2020

SABINA, SEGUIMOS POR VOS