31 enero, 2016
,

Huevones

Cuando le tiraron un par de huevazos a Cavallo, para interrumpir su cátedra de petulancia y cinismo, terminamos discutiendo sobre la intolerancia y el revanchismo. Ahora, si resulta ser un trabajador el receptor de la huevada que cae, entonces discutimos su currículum vitae… Ojalá puedan meditar, los francotiradores de Recoleta. Y ojalá puedan acercar sus huevos hasta los comedores o merenderos de Zavaleta. Eso sí, que lleguen enteros, sin ninguna grieta.

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA