2 febrero, 2016
,

Miseria apartidaria

Hoy queremos saludar la coherencia inquebrantable de todas esas gargantas silenciosas que callaron la desaparición forzada de Facundo Rivera Alegre, la búsqueda eterna de Luciano Arruga y el asesinato cobarde de Kevin, porque ayer nos demostraron que sus convicciones persisten en este gobierno, como en todos los anteriores, con la solidez de una roca: balearon nenes en Bajo Flores y, otra vez, cerraron la boca.

El silencio de los cómplices

Relacionadas

Majo Granatto
17 enero, 2023

UNA LEONA DE VARELA AL MUNDO

Informe Corta
11 enero, 2023

GORDO ODIO

Gauchito Gil
8 enero, 2023

CELEBRAMOS AL GAUCHO JUSTICIERO