24 marzo, 2016
,

“CARTA ABIERTA AL RACISMO DE INSFRÁN”

* Por Ulises Fernández, hermano del pueblo Wichí, asesinado en dictadura y en democracia.

Sobre nuestro territorio indígena, conocido como Departamento Ramón Lista de Formosa, una mañana amanecimos rodeados por 70 uniformados y 11 camionetas. A más de 600 kilómetros de la capital, la Policía provincial llegó hasta la comunidad “El Colorado”, ese 28 de julio del 2014, para llevarse al Cacique Avelino Tejada junto con sus hermanos, por haber impedido que un productor criollo alambrara parte de nuestras tierras.

Irrumpiendo en las casas, disparando, destruyendo viviendas, golpeando niños y mujeres, hicieron su desembarco como 500 años atrás y lo detuvieron junto a nuestros hermanos Esteban, Manuel, Rogelio y Ricardo, el que más golpes recibió. Tenía tantos balazos de goma, que debieron trasladarlo urgente al hospital, mientras se burlaban de todos nosotros.

Lo pasearon desnudo en camioneta por otro pueblo, antes de llevarlo al Hospital Central.

Una vez allí, lo mantuvieron encadenado a la cama durante una semana, hasta que decidieron trasladarlo a la Alcaldía de Lomitas, donde ya estaban sus hermanos. Y desde entonces, fueron condenados a 72 días de cárcel bajo amenazas y calumnias, lejos de su familia y la comunidad. Pero ni así lograron que negociaran su libertad, porque nosotros aprendimos de nuestros antepasados, así como aprendimos de los 40 desaparecidos y centenares de detenidos que sufrieron las peores vejaciones en el Regimiento 29 de Infantería del Ejército, convertido en Centro Clandestino de Detención en 1976.

Ante este sistema opresor, desde el pueblo Wichí nos organizamos poderosamente para defendernos entre hermanos, aunque nos califiquen como “malones”, “incivilizados”, “borrachos” e “ignorantes”, sobre todo este gobierno de Gildo Insfrán, que desde hace más de 25 años reprime a nuestros pueblos con una ideología racista anti-indígena. “¿Para qué quieren la tierra, si no construyen?”, nos preguntan, quienes la destruyen.

Por eso, desde nuestra tierra ancestral, repudiamos cualquier forma de represión sobre nuestros líderes, porque no será democracia, mientras existan amenazas y torturas para quienes pensamos diferente. Pues acá, a 40 años del Golpe de Estado, nos siguen armando causas, para que no podamos ni reclamar nuestros derechos básicos. Y sí, la dictadura se fue, para no volver Nunca Más, pero el aparato represivo no se fue jamás.

Jamás.

Relacionadas