7 marzo, 2016
,

Manden repelente de desigualdad

Perdida entre las mañas diarias que sostienen nuestras vidas, a espaldas de las campañas publicitarias de los insecticidas, está la tradición de zambullir la mano en cada rincón de los barrios libres de funcionarios, donde pocos suelen detenerse ante nuestros gritos y, mucho menos, ante todos estos mosquitos. Pues no se trata de prender alarmas rojas, ni amarillas, pero tenemos muchos chicos infectados en las villas, más otros tantos que no están confirmados, con fiebre, vómitos y síntomas asociados. Y entonces, ante la desidia de los otros, nos organizamos entre nosotros, para patear el barro en ojotas, vaciar los cacharros para mascotas, desinfectar la casa, gritar que vengan a limpiar cada plaza, destapar canaletas, revisar las macetas, llamar a los noticieros, cambiar el agua de los floreros, mantenernos siempre cubiertos y tapar los tanques abiertos, porque mientras descorchan champán y cortan pizza en televisión, el dengue se caga de risa, gracias a la falta de urbanización.

Si tenés dolor de cabeza, fiebre, cansancio, dolor abdominal, vómitos, sangrado de nariz o encías, manchas en la piel, picazón o dolor de ojos, consultá al médico, porque el mosquito del dengue vive 24 horas y puede picar 20 personas, o más. Cuidate, así nos cuidás.

Relacionadas

Radio
18 junio, 2022

AYELÉN PUJOL EN LA GARGANTA RADIO

Nuestra Tapa
15 junio, 2022

EL OBRERO DE LA GUITARRA