14 junio, 2016
,

Enterrados

Cuando reclamábamos más obras de urbanización, a las sombras del Ministerio de Planificación, miles de veces nos gritaron que fuéramos a laburar, que madrugáramos con tesón y que agarráramos una pala en serio, ¡pero nunca nos pasaron la dirección del monasterio!

Relacionadas