22 junio, 2016
,

Un lío bárbaro

Dijeron que Messi era un pecho frío y que Zavaleta es una zona caliente. Que no sentía la camiseta y que los villeros no sentimos el laburo. Que no era latinoamericano y que nosotros no somos argentinos. Que sólo le importaba la plata y que sólo nos importan los choripanes. Que era malo por haberse ido y que somos malos por haber venido. Que vivía jugando a la Play y que vivimos mirando la tele. Que lamentablemente no era como Maradona y que desgraciadamente somos como Maradona… A ustedes, barriletes cósmicos de los medios marcianos, ¡gracias! De no haber sido por esa burda e histórica estigmatización que sufrimos las villas, jamás nos hubiéramos atrevido a sospechar de todos esos dedos que señalaban a Lío. Pero el espanto nos unió, como nos une su fútbol, su garganta y su inapelable argentinidad. Ojalá digan ahora que le pagamos o que nos vendimos, que lo hizo por prensa o que lo hacemos por giles, que quiso hacerse el negrito o que queremos hacernos los chetos. Digan lo que quieran, pero ya no podrán tapar este grito al unísono de los “inmigrantes” villeros y el crack “europeo”, que hace unas horas volvió a demostrar con creces todo eso que ya sabías: ¡Hablan boludeces, todos los días!

Relacionadas

Mundial
26 noviembre, 2022

EL GRITO CONTENIDO

Mundial
26 noviembre, 2022

LOS HINCHAS MÁS BAJITOS

Diego Maradona
25 noviembre, 2022

“SIGAN SOÑANDO, QUE SE LES VA A DAR”