9 agosto, 2016
,

Dijimos Nunca Más

A espaldas de la noticia, mañana la Justicia deberá determinar si esas dos manos vuelven a trabajar desde su casa, para honrar esta amenaza, dictándonos prisión domiciliaria a todos los demás: ¡Cárcel común y efectiva, para el genocida Etchecolatz!

A Julio López tampoco lo atropellaron en la General Paz.

Relacionadas