24 septiembre, 2016
,

Cambiemos

Ojalá se vuelva moda, la urbanización, para que pase bien rápido; ojalá se vuelva promesa, el racismo, para que pronto se les olvide; ojalá se vuelvan milicos, los presupuestos villeros, para que los liberen; ojalá se vuelvan tarifas, los salarios, para que se multipliquen por cuatro; ojalá se vuelva bondi, el poder, para que se bajen después de la foto; ojalá se vuelvan videos hot, las cuentas offshore, para que las compartan; ojalá se vuelva ahorro, la megaminería, para que la fuguen; ojalá se vuelva trabajador, Monsanto, para que lo despidan; ojalá se vuelvan ramales, sus destacamentos de tortura, para que los cierren todos; ojalá se vuelvan inversiones, las cloacas, para que las pidan en Davos; ojalá se vuelva falopa, la soberanía, para que la tomen en serio; ojalá se vuelvan menemistas, los hinchas visitantes, para que regresen tranquilos; ojalá se vuelvan fiestas clandestinas, los talleres clandestinos, para que les manden una cámara; ojalá se vuelva billete, el Producto Bruto Interno, para que lo levanten; ojalá se vuelvan gringos, los Derechos Humanos, para que los respeten; ojalá se vuelva whisky caro, Ganancias, para que lo paguen los jueces; ojalá se vuelvan sojeros, los manteros, para que les quiten las retenciones; ojalá se vuelvan pensamientos fascistas, los jubilados, para que no los repriman; ojalá se vuelvan tuiteros, los laboratorios, para que los investigue toda la Inteligencia; ojalá se vuelva excusa, Jorge Julio López, para que lo encuentren al toque. Y ojalá se vuelvan pasado, las páginas más amarillas del neoliberalismo, para que las villas no vivamos gritando siempre lo mismo.

 

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA