2 octubre, 2016
,

Frente al silencio vergonzoso de Patricia Bullrich, ¡el grito de Dilma Rousseff!

«El despiadado accionar de las Fuerzas de Seguridad en la Villa 21 de Buenos Aires, bajo esta nueva ola conservadora que azota a toda región, representa una de sus características más graves, puesto que se impone como síntoma del Estado policial. Por eso, hoy debemos tomar conciencia de aquella frase que dice: ‘Primero fueron aquellos dos jóvenes, después algunos otros jóvenes más, después los jóvenes de nuestras familias y después todos nosotros’. O nos juntamos ahora, o ellos nos van a vencer. Los tormentos a Iván y Ezequiel en la Argentina, así como a cualquier otro ser humano del mundo, requieren un repudio enérgico y una tenaz lucha cotidiana, ya que los abusos policiales no “regresan” ahora, porque nunca se fueron, pero sí se están profundizando de manera alarmante. Nadie puede permitirlo…

 

Nadie puede dejar de gritar, ni de luchar contra la tortura, porque destruye la humanidad del sujeto que la padece y también del sujeto que la ejerce. Pues si bien todas esas prácticas expresan una de las mayores pruebas de salvajismo de nuestra especie, cuando provienen de las manos estatales, cuando ese torturador representa al Estado, entonces resulta inadmisible. Todos debemos repudiarlo. Y primero que todos, por supuesto, la ministra de Seguridad».

 

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA