7 diciembre, 2016
,

El vil papel

Justo cuando flotan las promesas sobre el bidet, cuando se limpian con los diplomas del CONICET, cuando atienden en emergencias a la tensión social, cuando llega la ciencia ficción a Chapadmalal, cuando los minoristas venden carnada, cuando la escuela queda desaprobada, cuando el salario mensual se morfa la PISA, cuando la industria nacional necesita visa, cuando vomitan 650 despidos diarios, cuando los agradecidos son millonarios, cuando el poder blanquea su historia, cuando quieren esconder el Día de la Memoria, cuando se llenan las ollas populares, cuando encubren a todos sus familiares, cuando el gatillo fácil revienta, cuando la inflación no paga la cuenta, cuando YPF carga telegramas, cuando Monsanto se va por las ramas, cuando Encuentro y Pakapaka se van a la tanda, cuando Aerolíneas te quita la vianda, cuando el ingeniero veta sus propios planos, cuando el mundo entero reclama por Derechos Humanos, los medios de confusión nos devuelven el sueño y nos ponen contentos, con una «nominación al Mejor Diseño, para el billete de 500», tan novedoso y tan bonito, que despierta la envidia de todos los demás…

 

Ojalá fuera espantoso y durara un poquito más.

 

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA