26 diciembre, 2016
,

Las grasas de los capitales

Hoy se prendió fuego a lo bonzo el teléfono de Alfonso, entre miles de lágrimas sentidas por tantas grandes medidas, osadas y trascendentales. Eso sí, todas, todas, llamadas internacionales.

 

Relacionadas