10 febrero, 2017
,

UN ABANDONO NADA TEMPORAL

Hace menos de un mes, las familias que habitábamos el barrio 1° de diciembre, sin gas, sin agua, sin cloacas y sin prensa, también se quedaron sin casas. Un temporal se llevó todo.

 

 

Desde ese momento, en este barrio donde rugen los motores de la poderosa riojana, los vecinos y vecinas nos organizamos y algo quedó claro: el temporal se llevó todo, pero todo, menos la asamblea barrial. Haciendo lo imposible, estamos tratando de recomponer nuestro territorio.

 

¿Y el estado? ¡Bien, gracias!

 

 “No jodan, porque no les vamos a dar nada”, nos dijeron desde Desarrollo Social. Nunca llegaron los títulos, ni las viviendas sociales, ni los espacios verdes que había prometido el gobernador Casas.   

 

Pero ahora, los problemas cada vez son más graves: las inundaciones se llevaron todo pero nos trajeron bichos, basura y enfermedades.

 

Entonces, ahora sí… ¿Y el estado?

 

 

La situación es alarmante, después del desastre enviaron algunos médicos pero sólo vinieron a tomarnos la presión, ¡y el pelo!, porque no trajeron nitermómetros cuando teníamos a varios niños y niñas con fiebre.

 

Ahora, como las ambulancias no entran, fuimos a los hospitales públicos, porque tenemos changos y changas con diarrea con sangre, arritmia y alergias en la piel, nos aparecieron ronchas en todo el cuerpo, grandes y dolorosas; pero en el hospital nos pusieron unos calmantes y nos mandaron de vuelta.

 

¿Qué tenemos que hacer? ¿Hasta cuándo vamos a soportar este abandono?

 

Necesitamos un equipo de salud, que pueda brindar atención médica a las familias que aquí vivimos, no podemos pagar médicos privados, y hasta no tener una solución habitacional estas son nuestras casas, aquí vivimos.

 

Primero nos dejaron con la panza vacía. Ahora, llenas de ronchas.

 

Relacionadas

NO TE OLVIDAMOS CHINITA
25 octubre, 2020

SABINA, SEGUIMOS POR VOS