31 marzo, 2017
,

Combatiendo al hambre

Unos pobres policías boneaerenses corrían indefensos a un bandido peligrosísimo que justo se metió en un comedor infantil, para alimentar la pibefobia y condimentar con pimienta hasta la última migaja, antes de disparar otra genialidad frente al flagelo de la inseguridad: van a impulsar la baja en «la edad de baleabilidad».

Relacionadas

MASACRE SAN MIGUEL DEL MONTE
20 mayo, 2022

TRES AÑOS DESPUÉS, AUN NO SE SABE CUANDO EMPIEZA EL JUICIO

Gatillo Facil
10 mayo, 2022

LUCIANO OLIVERA, ¡PRESENTE!