21 junio, 2017
,

Una impunidad de película

 

Ayer, «Ni un pibe menos», ese documental que viene haciendo retumbar la voz de Kevin en todas las salas del mundo, resultó premiado en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Uruguay, pero la familia del enano no pudo celebrarlo como querría, porque sus hermanos estaban en la Procuraduría contra la Violencia Institucional, denunciando los golpes y las amenazas que sufrieron el último sábado, por parte de la misma Prefectura que liberó la zona aquel 7 de septiembre. A casi 4 años, con apenas un oficial procesado, seguimos rompiendo las pantallas del silencio y la impunidad, para gritar que nuestra memoria no tiene marquesina, ni efectos, ni guión.

 

 

Y que la historia termina,
cuando todos esos prefectos la vean en la prisión.

Relacionadas