19 marzo, 2018
,

La unión hace la fuerza

 
* Por Rubén López,
hijo de Jorge Julio López.

Si debiera definir en una sola palabra qué sensación me generó ver a Etchecolatz volviendo a la cárcel, diría «satisfacción», por supuesto, pero necesitaría dos para describir esta ‘satisfacción compartida’. Porque sí, dimos una batalla tan ardua como colectiva para poner al genocida en su lugar. Y ustedes lo saben bien, porque marchamos juntos en Mar del Plata, como tantas otras veces, hasta destaparle los ojos a la Justicia. Y no, nunca hubiera sido posible sentarlo en el inodoro de Videla, sin tantas gargantas diferentes del campo popular, dispuestas a engendrar la unión que hace la fuerza. Movimientos populares, organismos de Derechos Humanos, sobrevivientes, querellantes y vecinos del pueblo entero movilizado, logramos exponer el atropello y revertir la situación. Pero no vayamos a pensar que alcanzamos nuestra única meta, porque esa plataforma unitaria debe ser el punto de partida para meter en sus celdas a todos los represores que todavía miran las marchas por televisión, con total impunidad, desde adentro de sus casas. Por eso y por ésos, este 24, ¡a copar todas las plazas!
 

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA