11 diciembre, 2018
,

La desidia que nos contamina

 

En la entrada del barrio Río Paraná entre las calles de Igarzabal y Alta Gracia de la Ciudad de Corrientes, el pasado martes a las 17 horas, los vecinos y vecinas organizadas en la asamblea de La Poderosa nos reunimos con el Secretario de Ambiente de la Municipalidad Julio Bartra y el subsecretario de Higiene Urbana y Uso del Espacio Público Javier Rodriguez, para ser escuchados por nuestro reclamo que busca soluciones al basural ilegal que se encuentra en esta zona.

Ellos son los responsables de evitar esos focos de contaminación y logramos esta instancia luego de 3 años de reclamos de la asamblea, aún más tiempo de las familias del barrio y sucesivas notas presentadas al municipio, una con las firmas de las personas que viven cerca del lugar dirigida a la Subsecretaría de Higiene Urbana y Uso del Espacio Público a cargo de Javier Rodríguez, otra hacia el Doctor Pérez Luis de la Subsecretaría de Salud Pública de Corrientes, y una última a nombre del Intendente Eduardo Tassano con número de expediente 1558.

Ante la falta de acciones concretas del estado para prevenir y resolver esta problemática, nosotros les dijimos nuestras propuestas y los funcionarios se comprometieron a garantizar la limpieza del predio al menos cuatro días a la semana, mejores controles sobre la empresa de recolección de residuos LUSA para que no arroje ahí los residuos, mejor logística en la recolección dentro de los barrios, una mejora de la infraestructura y urbanización de la calle y terrenos baldíos para que ese lugar deje de ser usado como vertedero, y trabajar conjunto a los carreros y recicladores de nuestros barrios que son los únicos que ayudan a evitar estos problemas de contaminación que genera el sistema de recolección del municipio – LUSA.

 

 

En el barrio han aumentado los casos de niños y bebés con enfermedades asociadas a la contaminación por basurales, como es la diarrea y la neumonía. En la reunión estuvo ausente una vecina que vive cerca del basural por tener que ir al médico con su beba de 1 año y 8 meses, para que luego de 3 inyectables y 2 días sin sanar, con fiebre, tuvieron que internarla en la Clínica Del Niño el jueves 6 de diciembre. “Voy a pedir el informe para mostrarles a los responsables que esto no es joda, los médicos me dicen que la contaminación causa esto” afirma Natalia Fernandez, mamá de la beba.

 

Son muchos los problemas de salud y ambientales que nos acarrea vivir cerca de este lugar y las familias lo vivimos en cuero propio, pero los funcionarios municipales parecen estar orgullosos del trabajo que no están haciendo. Las casualidades no existen y nuestra lucha por esta causa justa los interpela; ese mismo jueves, después de nuestra reunión y mientras la familia de la beba sufría su internación, sale la noticia en la web de El Litoral donde el Intendente dice que “Erradicaron 600 minibasurales”, aunque no detalla a cuales se refieren. Desde la asamblea tampoco sabemos cuales erradicaron, pero sentimos los olores y sufrimos el humo y las enfermedades de la basura que nos dejan en la puerta de casa. Con bronca, nos organizamos y juntamos firmas a presentar en la Secretaría de Infraestructura del Municipio, pidiendo que ese predio con basura sea urbanizado, que sea una plaza para ver a los chicos y chicas sanas y jugando.

 

Hoy el grito poderoso es uno: ¡BASTA DE CONTAMINARNOS!

 

 

Relacionadas

Paisajes Fumigados
23 diciembre, 2020

UN NEGOCIO TÓXICO

CORRIENTES
3 octubre, 2020

¿QUÉ ES EL AGUA?

CORRIENTES
30 septiembre, 2020

BASURA DE LA ALTA SUCIEDAD